BMW descarta regresar a la Fórmula 1

67

Ford y Toyota también se han negado volver al Gran Circo
Se espera que participen en la conversación sobre reglamento técnico de a partir de 2020

El fabricante de coches alemán, BMW, se niega a retornar a la F1, ya que tal movimiento no coincide con su estrategia a largo plazo. La marca con sede en Baviera participó por última vez en la máxima categoría entre 2000 y 2009, primero como proveedor de motores y luego con su propio equipo.

Su retirada de la F1 se dio en el 2009, bajo el contexto de la crisis financiera mundial, sin embargo, con Liberty Media como nuevos propietarios del Gran Circo, hay una sensación de un impulso en la popularidad del Campeonato, que podría atraer a más fabricantes.

La FIA espera que las marcas de automóviles que no participan actualmente en la categoría reina, puedan participar en las conversaciones previstas para enmarcar el reglamento técnico para más allá de 2020, cuando las especificaciones de los motores sean alteradas nuevamente.

Otro que se ha negado a entrar en la F1 es el gigante automovilístico estadounidense Ford, pues afirmó que un regreso a la F1 no estaba en su agenda, ya que los enormes gastos que emplea en su programa son el principal impedimento.

“Cuando decidimos retirarnos de la Fórmula 1 en 2009 fue una decisión estratégica a largo plazo de la compañía”, ha explicado un portavoz de BMW para la publicación británica Autosport. “Queríamos dedicar algunos de los recursos de F1 en la investigación y el desarrollo de soluciones de tren de potencia alternativas y así lo hizo BMW. Nos establecimos como el principal fabricante de automóviles premium en el campo de la movilidad eléctrica. Vemos los avances en el mundo del automovilismo, pero actualmente no tenemos planes de volver a entrar en la Fórmula 1”, ha reiterado.

BMW actualmente ejecuta programas en las categoría DTM y GT, que incluyen un regreso a Le Mans en la categoría GTE en 2018. Es también un socio técnico del equipo Andretti en la Fórmula E y a partir de la temporada 2018/2019 entrará de manera completa en la categoría de vehículos eléctricos.

Respecto a la F1, el fabricante alemán entró por primera vez en 1982 como proveedor de motores de Brabham y propulsó a Nelson Piquet al campeonato mundial al año siguiente.

alió del Gran Circo en 1987, pero volvió en el 2000, esta vez como un proveedor de Williams, que ganó diez carreras y anotó 17 pole positions. En 2005, se hizo cargo de Sauber, equipo con el que ganó el Gran Premio de Canadá en 2008 con Robert Kubica.

Por otro lado, Toyota se ha unido a los que se niegan en volver a la máxima competición del automovilismo. Se cree que la empresa japonesa está comprometida con el Campeonato Mundial de Resistencia y los proyectos del Campeonato Mundial de Rally y no tiene ninguna intención de retornar las pistas de la F1.

Toyota entró en el Gran Circo en 2002 con un presupuesto enorme, pero no logró ganar una carrera y consiguió sólo tres pole positions, 13 podios y un cuarto lugar como mejor resultado en el Campeonato de Constructores en 2005, antes de retirarse a finales de 2009.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente