El próximo sábado 19 de Mayo en la Capilla de San Jorge, Castillo de Windsor, Londres, se celebra la boda Real entre el Príncipe Enrique de Gales, mejor conocido como Príncipe Harry, y la actriz americana Meghan Markle.

De trés años mayor que el Príncipe, la actriz nació en Los Ángeles, California, en 1981 y fue bautizada como Rachel Meghan. Su madre es una trabajadora social e instructora de yoga y su padre, hoy pensionado, fue director de luces y fotografía en Hollywood por 40 años. De hecho, Meghan creció en los rodajes de “Married… with Children” (Casado con Hijos), una comedia televisiva que se emitió a finales de los ’80 en muchos países del mundo. Contagiada por la pasión cinematográfica de su padre, Meghan también terminó trabajando en televisión y cine aunque ella estudió Teatro y Relaciones Internacionales en la Northwestern University y trabajó un tiempo en la Embajada Americana en Buenos Aires.

Luego de seis años de noviazgo, en 2011 Meghan contrajo matrimonio con Trevor Engelson, dueño de la empresa de management y producciones “Underground” del cual se separó en 2013. Por medio de amigos en común, en 2016 conoció al Príncipe Harry y en agosto de 2017 la pareja festejó el cumpleaños de Meghan en Botswana, África, país por el cual el Príncipe tiene un especial cariño. En septiembre 2017 Harry y Meghan estuvieron presentes en los “Invictus Games” en Canadá, evento benéfico deportivo que el Príncipe organiza cada año a favor de veteranos militares discapacitados, y se le vió charlando cariñosamente con su futura suegra, la S.ra Doria Ragland, madre de Meghan.

Meghan1
“Invictus Games” en Air Canada Centre, Toronto, Canadá

En noviembre 2017 la pareja oficializó su relación con compromiso matrimonial. “Supe que era ella desde el primer momento,” dijo el Príncipe mientras ambos posaban para la prensa en los jardines del palacio Kensington, Londres, donde residirán tras el enlace. El anillo de compromiso, diseñado por el mismo príncipe, es una banda de oro con un diamante central que proviene de Botswana y a su lado tiene dos diamantes de un broche que perteneció a la Princesa Diana de Gales, madre de Harry.

Meghan2
Alianza de compromiso

Meghan no proviene de ambiente privilegiado, no es de “sangre azul”, es gente común. Su madre es afroamericana, su padre tiene antepasados holandeses-irlandeses.

La S.ra Ragland y el Sr. Markle se divorciaron en 1987, cuando Meghan tenía seis años; doña Doria vive en Los Ángeles y él vive en una modesta aldea cerca de la frontera con México. Son gente humilde y, algunos dicen, económicamente limitados; es más, el Sr. Markle parece ser que en 2006 se declaró en quiebra financiera.

Meghan3
Meghan de niña, con sus padres

Meghan tiene dos hermanos mayores del primer matrimonio del padre: Samantha y Thomas Junior. Samantha Grant, antigua actriz y modelo, tiene 52 años, es madre de tres hijos, vive en Florida y se define como “consejera matrimonial, profesora de escritura creativa, vegetariana…” Sufre de esclerosis múltiple y actualmente está en silla de ruedas. De Meghan ha llegado a decir que era una “trepadora social” e “hipócrita” y avisa de la próxima publicación de un libro de memorias titulado “El Diario de la Hermana de la Princesa” con el cual piensa desvelar muchas “verdades” sobre su hermanita. Con Meghan no se ve desde hace diez años y obviamente no ha sido invitada a la boda. Curiosamente, desde cuando su hermana ha saltado a la fama, Samantha usa el apellido Markle en lugar del apellido Grant.

Thomas Junior está divorciado, tiene 51 años, dos hijos y el año pasado fue detenido por un altercado con su novia. Thomas ha escrito una carta de su puño y letra a la Casa Real para pedirles que anulen la boda, porque advierte que sería el error más grande que va a cometer el príncipe Harry.

Meghan4
Los hermanos de Meghan: Samantha y Thomas Junior.

Samantha alega que su hermano tiene problemas de alcohol y que su padre “lo desterró de la familia hace diez años por mentiroso y ladrón”.

Recientemente Thomas Junior ha escrito una carta abierta al Príncipe Harry para decirle que la boda con Meghan sería “el más grande error en la historia de los matrimonios reales” y que Meghan “claramente no es la mujer adecuada” dado que en realidad es una “presuntuosa superficial” que acabará burlandose de Harry de la familia real. Declaró además que cuando Meghan fue a Hollywood “cambió su personalidad, olvidó sus raíces y su familia.” Obviamente, Thomas Jr. tampoco ha sido invitado a la boda. “No la veo desde el 2011,” añade y se dice dolido por lo “cercanos que un tiempo fueron”, Meghan y él.

Tyler, el hijo de Thomas Jr., sobrino de Meghan, tiene 25 años y cultiva marihuana en el estado de Oregon, donde es legal. El joven estaría preparando el lanzamiento comercial de una versión de alta calidad de su producto recreativo que llamará “Markle Sparkle”, es decir “Chispas Markle”. Obviamente no ha sido invitado a la boda.

Michale Markle, tío de Meghan y respetable ex diplomático, hoy pensionado, también ayudó a la novia con sus primeros pasos en la carrera cinematográfica y se dice sorprendido que su sobrina le tenga en el olvido. Fred Markle, obispo y tío de Meghan, también ha sido excluído de la boda al igual que el hermano de doña Doria, el Sr. Joseph Johnson.

El Sr. Engelson, ex esposo de Meghan, sigue activo en televisión y cine y parece ser que estaría planeando una serie sobre una joven americana divorciada que se muda a Londres ¡para casarse nada menos que con un miembro de la realeza británica!

Con todo este absurdo panorama familiar, no es de extrañar que la única persona en la que la prometida del príncipe encuentra fiel apoyo es su madre, Doria, con la cual ha compartido ya varios acontecimientos públicos y con la cual se le ve feliz. Doña Doria conoció al padre de Meghan como maquilladora en los rodajes de la serie televisiva “General Hospital” y tras su separación se graduó como trabajadora social, obra en un centro de la tercera edad y enseña yoga. Es una apasionada de la vida sana y natural y su origen afroamericano ha inspirado a Meghan para reivindicar sus derechos civiles como mestiza y como mujer.

El día de la boda la Sra Doria acompañará a Meghan en automóvil hasta la Capilla de San Jorge y el Sr. Markle debería llevar a su hija por el pasillo hacia el altar. Usamos el condicional dado que la presencia del Sr. Markle a estas horas aún está en duda: pues habría vendido unas fotos probándose el traje para el matrimonio de su hija, un servicio fotográfico por el cual habría cobrado unos US$ 100.000,00, lo cual obviamente no ha caído nada bien en la Casa Real inglesa.

El matrimonio será oficiado a mediodía por el Arzobispo de Canterbury con rito anglicano, al cual Meghan, católica de nacimiento, se ha convertido recientemente en señal de respeto hacia la Reina puesto que la conversión de fe no es obligatoria.

A petición del Príncipe Cárlos de Gales, papá de Harry, la pareja hará un paseo público en carruaje. La carroza de los novios será escoltada por el Regimiento de Caballería de la Casa Windsor, en el cual el novio sirvió un tiempo. Se calcula que unos 800 invitados participarán en el banquete nupcial en el castillo y, a seguir, habrá una fiesta más intima con unos 200 invitados.

Se estiman unos gastos totales de unos 35-40 millones de euros para todo el evento la mayor parte de los cuales concierne la seguridad que incluirá selectos francotiradores, policías encubiertos, vigilancia con drones, etc. Aún así, las expectativas comerciales de este sonado enlace son diez veces superiores con decenas de millones de personas que seguirán la boda por televisión en todo el mundo, además del impulso turístico, etc. que la Casa Real inglesa suele generar. Ya se calcula que la boda real representará una entrada de unos 600 millones de € al comercio de Inglaterra, pero en Los Ángeles California también están vendiendo a raudales los souvenirs de la pareja.

En lugar de regalos de boda la pareja real pide contribuciones benéficas y caritativas a varias organizaciones con las cuales el Príncipe Harry está comprometido. Son fundaciones que tratan temas como VIH, orfanatos, minusválidos, medio ambiente, etc. y que sobre todo tienen que ver con las poblaciones de África, un continente que apasiona al novio.

Meghan5
El Príncipe Harry con niños africanos y con el Príncipe Seeiso de Lesotho

En Lesotho, el Príncipe Harry ha fundado la organización benéfica “Senteable”, que en el idioma local significa “no me olvides”, y que se ocupa de ayudar a los enfermos de sida. También ha producido el cortometraje “El Reino Olvidado” sobre niños africanos huérfanos, de los cuales se calculan aprox. 350.000 solo en Lesotho.

La empatía social es un tema que Harry aprendió de su carismática madre, la fallecida Lady Diana de Gales, la cual en su día llegó a apoyar más de 100 fundaciones y organizaciones al servicio de poblaciones vulnerables, marginadas y desfavorecidas en todo el mundo.

Diana era una celebridad pero supo ganarse el respeto de los más necesitados hacia los cuales, cuando aún se desconocía el grado de contagio que el VIH podía tener, ella estrechaba su mano, hablaba de cerca y les daba un abrazo. Un periodista relata que una familia de un enfermo de VIH se atrevió a acercarse a su pariente solo después de haber visto como Lady Di se había comportado con él, prácticamente “Diana le había devuelto la dignidad”.

Era un ejemplo que “Lady Di” mismo había aprendido de Madre Teresa de Calcuta cuando la visitó y vió operar con los desamparados de la India.

Meghan8
“Lady Di” visitando enfermos en la India

Este es un tema que también interesa mucho a Meghan y por el cual siente inclinación; por tanto, es concebible que la nueva pareja dedique tiempo y energía a estos proyectos humanitarios aunque quizás la mayor prioridad de Meghan sería ser madre. De hecho, a su ex agente comercial le habría revelado “Me encantaría tener hijos y no veo la hora de ser madre”.

Meghan9
Los Príncipes William y Harry con sus parejas

Es muy probable que la pareja pase la luna de miel en África, posiblemente en Namibia.
A estas horas ya se está preparando la torta nupcial a base de limón. El vestido de Meghan será al estilo del que llevó Carolina Kennedy en su boda, muy sencillo pero súper elegante.

Un ¡En horabuena a los novios!

Por: Nereyda Guerrero De Manderioli
Nereyda-Guerrero-De-Manderioli-1.jpg