Boehringer Ingelheim, luego de servir como custodio y protector por más de dos décadas, entregó al Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) una colección de 67 piezas arqueológicas, que, según los estudios, fueron elaboradas por diversas culturas indígenas que habitaron nuestro territorio entre los siglos VII y XVI d.C., periodo correspondiente a las épocas Precolombina y Colonial. La entrega tuvo lugar el pasado lunes 12 de marzo en el Museo Nacional de Colombia por funcionarios de Boehringer Ingelheim y Patricia Ramírez, Restauradora del grupo de patrimonio del ICANH.

De acuerdo con los expertos, las piezas que ahora hacen parte de las reservas del Museo Nacional, mantienen una correlación con áreas arqueológicas de las culturas Tairona, Muisca, Calima, Quimbaya, Nariño Tuza, Nariño Capulí, Nariño Piartal y Tumaco La Lolita, y formaron parte importante de su cotidianidad por más de 15 años. Así, entre la colección es posible encontrar desde objetos de transporte y cocina como vasijas, alcarrazas, canastas y morteros, hasta objetos para el trabajo manual y los rituales y ceremonias como cinceles, hachas, urnas funerarias, ocarinas y fragmentos de esculturas con características ornitomorfas, zoomorfas y antropomorfas.

Además, se sabe que en su gran mayoría estos objetos están hechos de cerámica y que cada uno de ellos es resultado de complejos y avanzados métodos artesanales para la época, los cuales están basados en las técnicas de manufactura conocidas como enrollado o modelado y tallado o pulido. Asimismo, la conservación de estas piezas es tal que aún es posible visualizar en buena medida los estilos decorativos y de ornamentación que imprimieron los indígenas durante su proceso de fabricación.

Sobre este importante hecho, Javier Castro, Country Manager de Boehringer Ingelheim, señaló “Durante varios años Boehringer Ingelheim en calidad de custodio, con el aval del Instituto Colombiano de Antropología, aseguró la preservación de estas piezas. Ha sido un honor el poder honrar a nuestros antepasados indígenas y ser parte de las compañías que cuidan el patrimonio cultural de nuestro país”. Y seguidamente agregó “En Boehringer Ingelheim creemos que esta invaluable colección debe reposar en un museo o casa de exhibición pública. lugares en los que más colombianos y extranjeros tengan la oportunidad de admirar el arte, la estética y la cultura de nuestros antepasados”.

En adelante, las piezas servirán como material de divulgación y estarán a disposición de los museos a nivel nacional que requieran este tipo de objetos de acuerdo a las necesidades de sus curadurías arqueológicas. Además, como parte de la reserva del Museo Nacional, las piezas también serán utilizadas para fines académicos, lo que significa que contribuirán a estudios y tesis de diferentes grados universitarios.

En relación con la entrega de las piezas, Patricia Ramírez Nieto, Restauradora del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, expresó “las piezas que recibimos son otra muestra de la riqueza cultural de Colombia y evidencian las habilidades desarrolladas por los pueblos indígenas que habitaron nuestro territorio. Ahora, como parte de las reservas del Museo Nacional, las piezas serán material de divulgación e investigación, lo que significa que los colombianos podrán apreciar su historia y admirar el arte con el cual fueron creados”.

Desde Boehringer Ingelheim esperamos que los colombianos puedan acercarse a disfrutar la riqueza simbólica de estos objetos y conozcan cómo el arte se convierte en un legado y en una manera de contar historias de vida a pesar del paso del tiempo.