l departamento de Bolívar se mantiene en el décimo primer puesto del Índice Departamental de Competitividad 2018, calculado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario. Cabe destacar que este departamento obtuvo una calificación de 4,80 sobre 10, la cual supera el puntaje registrado en el año anterior (4,67).

Bolívar se sitúa detrás de Quindío y por encima de Casanare y Meta, regiones que ocupan posiciones 10,12 y 13, respectivamente. Dicha medición se compone de 94 indicadores agrupados en tres factores y diez pilares de competitividad. Estos últimos constituyen áreas conceptuales de intervención, en las cuales las autoridades regionales y nacionales pueden llevar a cabo intervenciones claves, con el fin de mejorar la competitividad regional, y, a través de esta, obtener logros claros en desarrollo económico y social.

Bolívar, segundo en infraestructura a nivel nacional.

De los diez pilares que mide el Índice Departamental de Competitividad (IDC), Bolívar ocupa el segundo lugar en el pilar de Infraestructura con un puntaje de 5,80 sobre 10. Además, el departamento obtiene su mejor calificación en el pilar de Tamaño del Mercado (7,34 sobre 10) y en el que registra la sexta posición entre 27 regiones (Gráfico 2). Vale la pena resaltar los avances registrados en materia de Infraestructura e Instituciones, pilares en los cuales el departamento ascendió 7 y 4 posiciones, respectivamente, entre 2013 y 2018 (Gráfico 3).

A pesar del avance registrado en Instituciones, Bolívar ocupa el puesto 22 entre 27 regiones en este pilar, con un puntaje de 4,61 sobre 10. Otros desafíos en materia de competitividad para el departamento se concentran en los pilares de Sostenibilidad Ambiental y Educación Básica y Media, en los cuales registra los lugares 22 y 21, respectivamente. Además, aunque Bolívar registra el puesto 9 en Innovación y Dinámica Empresarial, el departamento reporta su calificación más baja en este pilar con un puntaje de 2,59 sobre 10 (Gráfico 2).

Finalmente, entre 2017 y 2018, este departamento perdió dos posiciones en el pilar de Educación Básica y Media. Lo anterior se debe principalmente a un bajo resultado en el subpilar de calidad de la educación, ya que obtiene los últimos lugares en los indicadores de pruebas saber 11 y estudiantes por aula. Además, es importante mencionar que, en materia de Educación Superior y Capacitación, Bolívar perdió un puesto frente al año anterior (Gráfico 3).

Gráfico 2Bolívar en el Índice Departamental de Competitividad 2018

Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, destacó que avanzar en el cierre de brechas regionales es una de las metas que Colombia se fijó para el año 2030. Afirmó: “No basta con ser una de las tres economías más competitivas de América Latina en el año 2030. Es necesario que, además de realizar grandes esfuerzos en el ámbito nacional, se reduzcan las brechas existentes a nivel regional pues es en los territorios donde ocurre en últimas el desarrollo productivo”. Y destacó que “para dotar a las regiones de una ruta crítica para alcanzar estos objetivos, el IDC se ha consolidado como un importante instrumento para la evaluación del desempeño de los territorios en materia de competitividad”.

Gráfico 3: Evolución por pilar 2013-2018 de Bolívar

Por su parte, Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario, señaló: “A través de los años, el índice ha tenido variaciones, siguiendo la metodología del Foro Económico Mundial, con el fin de mantenerse en su rol de ser el análisis más completo de competitividad para orientar decisiones de inversión y de gobierno. Actualmente se cuenta con 6 años de experiencia en la compilación y cálculo del IDC, y este indicador se ha consolidado como una herramienta que sirve para identificar áreas prioritarias de intervención, y para monitorear el progreso de las regiones en dichas áreas. A la luz de los resultados y su comportamiento histórico, podemos evidenciar que la competitividad en el país sigue siendo frágil. La educación superior, la innovación, la dinámica empresarial, la sofisticación y la diversificación del aparato productivo representan algunos de los principales desafíos para la mayoría de las regiones”.

Es importante señalar que este Índice aún no incluye a seis departamentos del país, debido a la falta de información idónea para realizar una medición completa y rigurosa. No obstante, en esta versión 2018 se presenta un índice adicional como alternativa para hacer un análisis preliminar de la competitividad en la totalidad de los 32 departamentos.

Finalmente, vale la pena mencionar que el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario anunciaron que en la próxima medición adoptarán la nueva metodología del Índice Global de Competitividad (IGC) del Foro Económico Mundial, la cual fue dada a conocer el mes pasado en el Reporte Global de Competitividad. En 2019 se lanzará entonces el IDC 2.0, basado en las premisas, factores y pilares incorporados en el nuevo IGC.