En Kazajstán existe un lago con un paisaje realmente surrealista, como sacado de una película de ciencia ficción, luce tal cual un una forestación “volcada”. Esta maravilla de la naturaleza se origina en un deslizamiento de tierra que ha bloqueado el curso de un río, creando un espectacular bosque sumergido.

Kaindy Lake está ubicado en el corazón de la cordillera Tian Shan. Este sitio paradisíaco se encuentra a 130 km de Almaty, la ciudad más importante de Kazajstán. Tiene aproximadamente medio kilómetro de longitud, está a unos 2.000 metros sobre el nivel del mar y alcanza una profundidad máxima de 30 metros.

El singular espejo de agua se formó después de un terremoto que ocurrió en Kabin en 1911, cuando un enorme deslizamiento de piedra caliza detuvo el curso de un río: el propio nombre del lugar significa “rocas que caen”, La roca bloqueó completamente el valle creando una presa natural, mientras que el agua fluía hacia el cañón, dando lugar a un magnífico lago.

En sus laderas cuesta abajo, las piedras han traído varios árboles. Durante más de un siglo, en el lago se puede admirar ell ‘ increíble bosque “al revés”, con los troncos emergiendo del agua mientras las hojas y ramas permanecen sumergidas.