Botes, lanchas, cruceros: Enemigos de la naturaleza

343

Existen millones de embarcaciones alrededor del mundo. Desde pequeños barcos pesqueros en lagos y ríos interiores hasta barcos de crucero gigantes y yates navegando en alta mar. Después de todo, un día en el agua, con el viento en el pelo y el sol en la cara es un pasatiempo agradable. Desafortunadamente, no es tan agradable para el ambiente. Cada vez que llevamos un barco al agua, estamos dañando gravemente el medio ambiente.

Puede que no lo parezca en el momento, pero poner los barcos modernos en el agua tiene un efecto incremental en el medio ambiente y con el tiempo, esos pequeños impactos pueden ser grandes daños. De hecho, una vez que te das cuenta de qué tipo de daño está ocasionando tu barco, hay una buena probabilidad que lo desees donar a una organización benéfica y tomar un hobby menos perjudicial.

Erosión costera y otros daños

Cada vez que usas tu embarcación, crea una estela – y en muchos ambientes costeros, de ríos y estuarios, las ondas de estela son un factor importante en la erosión de la costa. Esto es más común en áreas donde las aguas no tienen muchas olas y tienden a ser más tranquilas.

Además de la erosión costera, los barcos pueden perturbar y dañar otros ecosistemas delicados en el agua. Por ejemplo las anclas de barcos son una causa principal de daños a los arrecifes de coral. No sólo los arrecifes están dañados irreparablemente, sino que el anclaje en los arrecifes y en otras áreas poco profundas puede alterar el equilibrio en las gramíneas marinas y otros hábitats para las especies acuáticas.

Contaminación

La contaminación es otra preocupación ambiental importante cuando se trata de la navegación. No sólo hay preocupaciones evidentes sobre los productos químicos nocivos, incluyendo el gas y el petróleo, pero muchos barcos también lixivian pequeñas cantidades de otros productos químicos tóxicos en el agua, como el zinc y el mercurio, que pueden tener un efecto perjudicial sobre la calidad del agua.

Vida silvestre

Estas cualidades no sólo matan los organismos vivos, sino que también penetran en el ecosistema, causando daño a la vida silvestre. También se ha sabido que los navegantes cambian los comportamientos de la vida silvestre. En áreas donde la navegación es común y los seres humanos interactúan con la vida silvestre, muchos peces han cambiado sus comportamientos, haciéndose a menudo más agresivos.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente