Mucho se habla de la brecha digital y del impacto especialmente en España, y su repercusión , derecho obligatorio por ley , en el acceso de las personas mayores a la banca un problema que se ha agravado especialmente en estos dos años de pandemia.
En España supone un 19,15 % del total de la población y algo que se agrava especialmente en las zonas despobladas y rurales. Estamos hablando de una población de 9.380. 554 personas y de las cuales un 87,06 % se ve gravemente perjudicada por ello. Si en porcentaje no es visible, si quizás lo sea en números totales, 8.166.712 personas vulnerables.

Si tenemos en cuenta que esas personas tienen un ahorro medio en sus cuentas de 27.980 euros y con las propiedades pagadas al 100 % con un valor medio de 150.000 euros eso hace un ahorro de 174.800 por persona.

Eso genera un montante total de 30.934.181.200 de los que los bancos hacen un abuso indebido y que va en perjuicio de esa población excesivamente vulnerable en estos tiempos.

Si nos atenemos a los ingresos del sistema bancario en el último año asciende a 324.992 miles de millones, en España, como valor de referencia, no lo olvidemos.

El sistema bancario hace un abuso ilegal de 1 billón 639 mil millones, más de cinco veces el valor de los ingresos.

A pesar de esa situación la banca dio una cuenta de rendimientos de beneficios de 25.000 millones y su correspondiente reparto de beneficios entre sus accionistas.

¿Entonces estamos hablando de “brecha digital” o eso encubre un sistema bancario quebrado?

No tengo suficiente criterio, quizás para definirme ante ello, pero eso podría llevarnos a la conclusión que el sistema bancario en España está quebrado y que para ello prefieren sacrificar a esa población vulnerable y repartirse más de 25.000 millones a cuenta de beneficios para sus accionistas anualmente.

Según lo poco que tengo de conocimientos una quiebra técnica supone una situación patrimonial en la que el valor de los activos sea inferior al pasivo tanto a corto como a largo plazo.

Sea lo que sea la realidad es que estamos abandonando a la peor de las suertes a 8.166.712 de personas que han sustentado la sociedad en la que vivimos. en los últimos tiempos. Mientras tanto acercarse a retirar dinero a una ventanilla es cada vez una misión más imposible.

Por José Luis Ortiz Güell