Neymar, estrella de la selección de Brasil, fue el líder de la canarinha en la goleada de Brasil ante Bolivia, en partido correspondiente a las Eliminatorias sudamericanas de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Neymar marcó el gol que abría el camino hacia la goleada, vio la cartulina amarilla, pero también recibió un brutal codazo de un rival boliviano que quedó indemne para el colegiado del encuentro.

A los 68 minutos de partido, Neymar recibió un brutal codazo del jugador boliviano Yasmani Duk que quedó impune. El colegiado no pitó ni falta, mientras el rostro de Neymar quedaba completamente ensangrentado. Era el minuto 20 de la segunda parte cuando Brasil ya ganaba 4-0. Neymar recibió el brutal codazo, que le rompió la ceja. Dos minutos después, al ver que no cesaba de sangrar el seleccionador brasileño Tite decidió sustituir a Neymar con el partido ya decidido.

Yasmani Duk no fue sancionado, pero lo que es peor que es que el colegiado ni tan siquiera pitó falta en esa jugada. Todo lo contrario de Neymar que antes ya había visto una cartulina amarilla por una acción sin peligro para el contrario.