Búscame donde nace el alba
arrullada por el trino dulce
del gorrión enamorado

Búscame en la suave brisa,
y en la lluvia generosa
que baña los trigales

En las gotas de rocío
que habitan en las rosas,
búscame en el céfiro
que llega de los mares.

Búscame en el vuelo suave
de la grácil mariposa,
en el perfume de los alelíes
¡y en el terciopelo de las rosas!

Búscame en la rosa de los vientos,
en esa azul estrella fugaz,
que hace un guiño desde el cielo,
en la distante luna blanca
que te roba los suspiros.

Búscame en las sedas rojas,
y en los pétalos azules,
en los pliegues de tu piel
donde quedó dormida mi caricia.
Cuando ya no esté, búscame,
en cada sitio donde mi alma habita,
búscame…. ¡no me olvides!

Por: Rossi Er