Mark David Chapman el hombre que mató a John Lennon dijo en una junta de libertad condicional que “cada día me siento más y más avergonzado” cada año por haber matado a tiros al ex Beatle fuera de su apartamento en Manhattan en el año 1980.

“Hace treinta años no podía decir que me sentía avergonzado y ahora sé lo que es la vergüenza”, dijo Chapman.Es donde te tapas la cara, no quieres, ya sabes, pedir nada” asegura.

En su audiencia de la 10a junta de libertad condicional en la instalación correccional de Wende, donde cumple una condena de 20 años a cadena perpetua, Chapman expresó su profundo remordimiento por haber asesinado a Lennon, pero aun así la junta negó su liberación. Funcionarios de la prisión de Nueva York publicaron una transcripción de la audiencia el jueves.

Chapman, quien ahora tiene 63 años, disparó y mató a Lennon en la noche del 8 de diciembre de 1980, horas después de que el ex Beatle autografiara un álbum para él.
Chapman dijo a los miembros de la junta de libertad condicional que todavía piensa en cómo Lennon fue “increíble” para él ese mismo día. Dijo que había estado atravesando un “tira y afloja” interna sobre si seguir adelante con el tiroteo.

“Estaba demasiado lejos”, dijo Chapman a la junta. “Recuerdo haber pensado, ‘Oye, ahora tienes el álbum. Mira esto, lo firmó, vete a casa. Pero no había forma de irme a casa”.

Al igual que en las audiencias de libertad condicional anteriores, Chapman entró en detalles sobre el tiroteo y su pesar por el acto “sin sentido”. Chapman afirmó que buscó notoriedad y no sintió animosidad por Lennon, a pesar de que cargó su arma con balas de puntos huecos más letales. “Aseguré esas balas para asegurarme de que estaría muerto”, dijo. “Fue inmediatamente después del crimen que me preocupé de que él no sufriera”.

Chapman describió trabajar en la prisión limpiando, pintando y quitando cera de los pisos. Dijo que dejó atrás su búsqueda de notoriedad hace mucho tiempo y está dedicado a promover el poder transformador de Jesús. Dijo que se da cuenta de que el dolor que causó persistirá “incluso después de que yo muera”.

En su decisión, la Junta de Libertad Condicional del estado dijo que liberar a Chapman no solo “tendería a mitigar la gravedad de su crimen”, sino que también pondría en peligro la seguridad pública porque alguien podría intentar hacerle daño por ira, venganza o para ganar notoriedad.

Mark David Chapman presentara la solicitud a libertad condicional nuevamente en agosto de 2020.