El hurto de infraestructura de telecomunicaciones sigue en aumento. Tigo hizo un balance de este flagelo que afecta a los usuarios y los operadores en la misma medida. Entre enero y octubre de 2020, se registraron 1.840 eventos de hurto que afectaron la infraestructura de Tigo de los cuales el 97% se dieron en Antioquia y el 79% en Medellin.

La ciudad de Medellín tiene índices alarmantes. En lo corrido de 2020, ocurrieron 1.561 eventos de hurto que afectaron las redes Tigo. Esto representa un aumento del 438% frente al mismo período de tiempo en 2019. En promedio, cada día se están registrando entre 6 y 8 hurtos de infraestructura en Medellín.

Todo esto, en un escenario marcado por el aislamiento obligatorio, los usuarios resienten mucho más las interrupciones en los servicios de telefonía, televisión y sobre todo de internet. “Para nuestros clientes, en estos días, pasar horas o días sin conexión es muy grave porque están estudiando o trabajando desde sus hogares, pero lo cierto es que los operadores también somos víctimas de los hurtos constantes de infraestructura”, expresó Marcelo Cataldo, presidente de Tigo.

“El tema se agrava por lo reiterativo: nos hurtan y nosotros reponemos los materiales y en cuestión de horas, ya se registra otro hurto. Esta es una de las razones por las que los usuarios tienen interrupciones de servicio reiteradas”, explica Marcelo Cataldo.

Otra cifra que muestra la gravedad del problema es la infraestructura que se ha tenido que reponer por cuenta de los hurtos. En el primer semestre de 2020, los costos operativos debido al hurto y vandalismo han sido de $3.200 millones en materiales hurtados, repuestos y mano de obra.

Otro dato diciente es que, entre enero y octubre de 2020, se han instalado 73.438 metros de cables en todo el territorio nacional, para mitigar por los impactos de los robos de infraestructura. “Voy a compartir un dato significativo: según datos de Analdex, aunque Colombia no tiene grandes minas de cobre exporta anualmente aproximadamente 50.000 toneladas de cobre. Otros estudios indican que el país produce cerca de 10.000 toneladas cada año. Para darse una idea de lo que está ocurriendo”, señaló Marcelo Cataldo.

Es importante agregar otro dato para mostrar la forma en que la situación está sobrepasando toda estimación: en Medellín Tigo tiene 26 frentes de trabajo especializados (cuadrillas) para atender aproximadamente 60 eventos en la red diarios entre hurtos, daños masivos y fallas individuales de clientes.

A todo esto, se suman los actos vandálicos que también están en aumento. En algunos casos, los delincuentes en su afán de hurtar el cable de cobre, cortan los cables de fibra óptica generando altas afectaciones a clientes de hogares y corporativos. Un dato: entre septiembre y octubre se han registrado 222 eventos de vandalismo sobre las redes de fibra óptica de Tigo que afectaron cerca de 112.000 servicios.

La importancia de la conectividad

Debido a que los servicios de conectividad son más que necesario, cuando se presentan estos eventos de hurto los equipos especializados de Tigo y sus contratistas solucionan los inconvenientes en el menor tiempo posible. Sin embargo, es importante resaltar que, debido al aumento exponencial de los hurtos (que ocurren de forma simultánea en distintos puntos), los tiempos de reconexión se han incrementado y el stock de insumos, en su mayoría importados, está escaseando.

“Debemos ser insistentes, todos podemos colaborar. Quizá muchos usuarios son escépticos frente a este flagelo, pero hacemos un llamado casi que desesperado. Para hurtar elementos como cable de cobre se requiere solo de 10 ó 15 minutos. La invitación a nuestros usuarios, y a la comunidad en general, es que llamen a las autoridades cuando noten movimientos sospechosos alrededor de postes y gabinetes de telecomunicaciones”, resaltó Marcelo Cataldo.

Ante este panorama, la compañía está adelantando un agresivo plan de migración a tecnologías más seguras; sin embargo, este traslado implica inversiones en redes de última generación y adecuación de plataformas.

Una crisis de orden público

Tigo ha presentado denuncias a la Fiscalía General de la Nación por 1050 hechos de hurto calificado a nuestra infraestructura en el departamento de Antioquia en lo que va corrido del año 2020. “Actualmente nos encontramos interviniendo, en calidad de víctimas, en 80 procesos”, señaló Marcelo Cataldo.

Específicamente, durante los meses de agosto y septiembre de 2020 se llevaron a cabo 30 procedimientos de captura en flagrancia, en las que se aprehendieron 72 personas y se impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a 28 de ellas.

No obstante, es importante señalar que la Policía Nacional en varias oportunidades de captura opta por dar traslado a los aprehendidos a Centros Transitorios de Protección y, en consecuencia, no se lleva a cabo la judicialización de los responsables de estos hechos delictivos sobre nuestra infraestructura, lo que indudablemente ha ocasionado que se incrementen.