Foto archivo, cortesía / CTI-Fiscalia.

La captura en Bogotá de cuatro hombres, que al perecer serían los cabecillas de esta organización internacional dedicada a la trata de mujeres para ser explotadas sexualmente en el país asiático, dio un duro golpe a esta práctica que es una realidad en Colombia, pese a las advertencias y campañas en contra de los engaños con ofrecimientos de empleo en el extranjero.

La Fiscalía General de la Nación les imputó los cargos de trata de personas y concierto para delinquir; pero solo tres aceptaron los cargos y fueron enviados a la cárcel.

Los capturados

Se trata de un sujeto identificado como Carlos Armando Gil Díaz, quien según las investigaciones sería el jefe de la red que opera en Colombia, y quien se encargaba de seleccionar a las mujeres víctimas y les tramitaba los documentos que les permitieran viajar al exterior.

La red operaba principalmente en los departamentos del Valle del Cauca, Antioquía y en las principales ciudades del Eje Cafetero.

A las victimas les prometían empleos en China, como trabajadoras domésticas, cuidadoras de niños, meseras de restaurantes y botones de hoteles, informó una fuente de la Fiscalía.

En el operativo desplegado este domingo en la capital colombiana, también fue capturada una mujer de nombre Olga Cano Agudelo, quien sería la encargada de conseguir a las mujeres del Eje Cafetero; especialmente de la ciudad de Pereira.

Otra mujer también fue retenida tras conseguir pruebas que la vinculan con su cuñado, Gil Díaz; el jefe de la red en Colombia, y quien colaboraría en esta organización en la operación o transferencia de giros de recursos económicos a los miembros de esta organización ilegal. Esta mujer fue cobijada con medida de aseguramiento en la modalidad de detención preventiva en domicilio al no acogerse a los cargos.

De los capturados también aparece un hombre que era el encargado de hospedar a las víctimas en Bogotá, la obtención de pasajes y visas para las mujeres que eran enviadas al exterior. Esta persona fue identificada como Brandon Gaitán Sánchez.

Gaitán Sánchez, Olga cano y Carlos Armando Gil, fueron enviados a la cárcel luego que un juez de control de garantías les dictara medida de aseguramiento intramural en centro carcelario.