Un inmenso susto se llevó una familia en Florida, Estados Unidos, cuando vio con sorpresa que tenían un invitado indeseado en su piscina. Se trataba de un caimán de tres metros.

El caimán irrumpió en la piscina para darse un baño como si fuera un miembro más.

La Oficina del Sheriff del condado de Sarasota ha difundido un video en el que se ve al enorme reptil solazándose en el agua durante la noche.

Finalmente fue capturado y liberado en su hábitat natural.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente