La Organización Panamericana de la Salud hace un llamado a tomar medidas de acción sobre el cáncer pues “se prevé que para el 2030, el número de personas recién diagnosticadas con cáncer aumentará en 32% y ascenderá a más de 5 millones de personas por año en las Américas, debido a que la población está envejeciendo, los estilos de vida están cambiando y a la exposición a factores de riesgo”.

Los riñones son los órganos encargados de eliminar los productos de desecho y producir la orina. Para la Sociedad Española de Oncología Médica “cada riñón tiene aproximadamente, el tamaño de un puño y están situados en la parte posterior del abdomen, uno a cada lado de la columna vertebral”. De igual manera, establece que el cáncer renal representa entre el 2% y el 3% de todos los cánceres y que, pese a que la mayoría de los casos se diagnostican entre la 4ª y la 6ª década de la vida, es decir a partir de los 50 años, la enfermedad se puede presentar a cualquier edad.

De acuerdo con el doctor Manneh, los factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad están asociados con hábitos de vida como tabaquismo, hipertensión arterial, obesidad, hepatitis C, consumo crónico de analgésicos, haber recibido quimioterapia en la infancia y litiasis renal (cálculos renales). De igual forma, como en el caso de otros tipos de cáncer, el hecho de tener un familiar de primer grado con cáncer de riñón puede aumentar las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Destaca el especialista que la mayoría de los casos de cáncer de riñón no presentan síntomas y se detectan de manera fortuita al emplear pruebas de imagen por otros motivos.

Debido a que hasta en un 40% de los pacientes, la detección del cáncer de riñón se lleva a cabo por “casualidad”, así lo indica la Sociedad Española de Oncología Médica y el director científico de la Sociedad de Oncología y Hematología del Cesar, resulta fundamental consultar a un especialista en caso de presentar los siguientes síntomas:

  • Presencia de sangre o color oscuro en la orina, fenómeno conocido como hematuria.
  • Dolor en la zona lumbar que no esté vinculado a una lesión y sensación de bulto o masa.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre .

El oncólogo clínico, Ray Manneh señala que Colombia está al día con los tratamientos más útiles para la primera línea de la enfermedad con últimas estrategias de combinaciones para ello.

Así mismo, el especialista comparte las siguientes recomendaciones para prevenir la enfermedad y mantener un cuidado adecuado de los riñones:2

  • Realizar actividad física.
  • Mantener una dieta saludable y balanceada.
  • Evitar el consumo de cigarrillo.
  • Controlar la obesidad y el consumo excesivo de grasas.