En un operativo desplegado por integrantes de la Policía Metropolitana de Cartagena, adscritos a la Unidad Básica de Investigación Criminal de la Seccional de Protección, fue capturada una mujer, requerida por el delito de proxenetismo con menor de edad agravado.

Las labores de investigación judicial desplegadas por los funcionarios de la Policía Metropolitana de Cartagena, junto a la Fiscalía de Infancia y Adolescencia, permitieron recaudar los elementos materiales probatorios que señalarían presuntamente a esta cosmetóloga de 31 años, quien al parecer ofrecía a su hija para realizar masajes eróticos a ciudadanos foráneos.

Al parecer, la progenitora ofreció a la adolescente a un extranjero, con la excusa de que este hombre de 50 años promocionaría su ingreso a una escuela de modelaje. Sin embargo, debía hacer una prueba de talento, para lo cual la madre llevó a la menor junto a este hombre a un motel, donde al parecer le habría ofrecido masajes eróticos, recibiendo dinero a cambio, desnudando a la menor de edad.

En una de las vías principales, entre los barrios Piedra de Bolívar y España, funcionarios de la Unidad Básica de Investigación Criminal de la Policía Metropolitana de Cartagena dieron captura a esta mujer, quien fue presentada ante un Juez de Control de Garantías, por el delito de proxenetismo con menor de edad agravado, mediante orden judicial emanada del Juzgado Cuarto Municipal.

Ante un Juez con funciones de control de garantías, la mujer fue cobijada con medida de detención preventiva en centro carcelario, y enviada a la Cárcel de Mujeres de San Diego.

Se recuerda a la comunidad, especialmente a los niños, niñas y adolescentes, que cuentan con la Línea 141, a nivel nacional, administrada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para que todo adulto o niño que necesite reportar una emergencia, hacer una denuncia o pedir orientación sobre casos de maltrato infantil, violencia sexual, acoso escolar, trabajo infantil o consumo de sustancias psicoactivas, entre muchas otras situaciones que amenacen o afecten la vida e integridad de un niño, niña o adolescente.