Un tren arrolló un camión de la compañía logística FedEx el sábado 21 de enero en la ciudad estadounidense de North Salt Lake, en Utah, dejando al menos a 80 pasajeros del tren con heridas leves.

Cuando el camión pasaba sobre el ferrocarril, el tren lo chocó violentamente y siguió su marcha. Como resultado, la cabina del vehículo quedó a un lado de la vía y el cargamento en el otro extremo.

El accidente se debió a que las señales de tránsito del cruce no funcionaron en ese momento, informó la policía de tránsito.