He tenido el placer de hacer dos entrevistas a una gran estrella de la canción y gran persona , Gabriela Franco  y no hace mucho, escasamente me mandó una carta que había escrito respecto a la maternidad para que hiciese lo que quisiera con ella.

Lo primero me emociono, hasta logro sacarme lágrimas de emoción, era tan hermosa que humanizaba a las grandes divas, esas personas que nos hacen vibrar y soñar y son tan precisas en esos momentos que denominamos felicidad y que cuando la vemos soñamos con nuevas ilusiones y esperanzas.

Me pareció oportuno publicarla y le pedí permiso para ello, y ella , no sólo no puso reparos, sino que le pareció una gran idea, por lo que le doy inmensas gracias, pues no deja de abrir su intimidad y alma como mujer y persona y por ello quiero dejaros con su carta a la maternidad y que espero que os llegue al corazón como a mí y que detrás de todas las grandes estrellas no olvidemos que existen personas que ríen, lloran, aman y sueñan con un sueño común como es la felicidad para todos los que vivimos en este mundo. Felicidades por esa gran carta, posiblemente este sea uno de mis mejores artículos y todo ello gracias a un corazón de madre antes que estrella de la canción y por esa maravillosa carta.

Adjunto el enlace de la canción que ella canta en honor a la madre:

Guayaquil, a 9 de agosto de 2021

Me quede embarazada, en momentos de plena felicidad, pero también llenos de angustia y temor. Quizás no fuese el mejor de los momentos para hacer realidad mis sueños, pero aprendí que los tiempos de Dios son perfectos y que, en medio de situaciones complejas logré hacer realidad un sueño que anhelaba con todo mi corazón, ser mama.

Cuanto tiempo soñé con ese momento, algo que no es material pero ¿ por qué me sentí tan sola, en ocasiones triste y desorientada?

Sé que no es fácil admitir consejos cuando el corazón se rompe a pedacitos con cada negativa, pero hoy, después de tiempos de búsquedas y de alguna que otra pérdida, quiero decirles a todas aquellas mamás de corazón que aún no logran su milagro de amor, que disfruten cada día y que valoren la vida.

Nos pasamos toda la etapa de tratamiento y del embarazo, sumergidas en un sueño profundo que nos nubla el aquí y el ahora, alejamos a quienes solo quieren vernos bien porque nos aferramos a un deseo que solo entiende nuestro corazón, y nos sentimos solas porque ese ser que día a día imaginamos aún no llega.

Pero ¿por qué no cambiar la mirada y disfrutar de cada momento? Sé que no es fácil, pero ahora, después de todo lo que viví para llegar a este momento que sé que tantas anhelan, quiero compartir este mensaje desde el corazón que estoy segura os ayudará a vivir   de la mejor manera y agradeciendo por cada oportunidad que la vida nos da para seguir recorriendo el camino en búsqueda de ese milagro y en definitiva de la felicidad.

Algo que se puede aplicar a la búsqueda de cualquiera de nuestros sueños o los tuyos que en estos momentos me estás leyendo.

  1. No renuncies en la búsqueda de tu quimera, pero tampoco olvides que tu realidad es el motor para continuar.
  2. Aférrate a ese deseo, pero también a quienes te acompañan en cada paso y pueden darte la fuerza que a veces tanta falta nos hace.
  3. Disfruta el aquí y el ahora. No sabes qué te tiene preparado el futuro, pero no hay mayor regalo que el estar vivos y deleitarnos con cada momento que vivimos.
  4. Llena de amor tu corazón y aparta los malos pensamientos. Una actitud positiva te ayudará a entender que no todo está en tus manos, y que, a veces, hay que simplemente aceptar y continuar.

¡No te desanimes! Durante el embarazo estaba repleta de diferentes miedos (como tener a mi bebé sano, controlar las hormonas, controlar mi ansiedad), te  lo digo desde mi experiencia en la vida que sólo tenemos que  agradecer por cada proceso que nos hace vivir. Es una fortuna y bendición, sólo el vivir con salud y amor, que no hay mejor manera de vivir que agradeciendo por cada proceso que la vida nos hace vivir. Es una fortuna y bendición recibir, y si de algo estoy segura, es que a todas aquellas personas que atravesamos caminos de incertidumbre, tenemos una recarga de fe, amor, esperanza e ilusión.

Cada mañana que me despierto siempre pido al universo que seas tú , mujer, la que mire al cielo , toque su barriguita y agradezca por cada momento vivido.

Tener un hijo, te puedo anticipar que, ya desde el primer instante ese pequeño o pequeña te robará la calma, te quitará el sueño, pero llenará tu vida de ternura y amor.

Ese bebe un día se convertirá en una persona, que seguramente querrá ser como tú, pues eres esa persona que tiene como referente principal.

Poco a poco verás en esa persona, ese ángel una nueva faceta de su personalidad y, te sorprenderá saber y observar que cada vez se parece más a ti.

Y cuando menos lo pienses y creas, querrá imitarte y hacer lo que tú haces. Y , quien saber, quizás desee pasar más tiempo con otra persona(abuelos, tíos, primos, etc….), siempre su primer ejemplo de cómo ser como persona serás tú. De hecho, su primera amiga y fuente de inspiración, confidente y refugio siempre serás tú como madre.

Es inimaginable la conexión que existe con tu hijo o hija, tan fuerte y tan íntima que se reconocen como iguales a simple vista. Su complicidad es fruto de esa conexión.

Reconocer en palabras el amor por una hija o un hijo es tan difícil, que no existe vocabulario, ni canciones, que es lo mio, que lo puedan describir. Solo de pensarlo, la emoción me invade y hace que las lágrimas broten de mis ojos.

En cada gesto, palabra o reacción de esa personita, va una parte de ti que no se puede negar. Sus primeros pasos, sus primeras palabras y sueños, nos llevan a un mundo maravilloso de ternura y de posibilidades infinitas e inimaginables.

Ser madre de un hijo o hija es una experiencia que te permite explorar una nueva forma de feminidad, crecer y desarrollarse como persona.

Que tu  hijo o hija encuentre en ti a la mejor aliada bien para jugar, salir, compartir experiencias, arreglar el mundo o simplemente disfrutar de esa compañía sin igual.

Ahora bien, un aspecto que siempre debe presente es  en  ese “baile de interdependencia” es la autonomías pues esas personitas desearan disponer de su libertad, de su espacio y de su vida en la que siempre le acompañarás mientras tengas vida.

Tú eres mi vida Chris Alexander para siempre, te quiero y como dice la letra de una maravillosa canción de mi compañero Don Omar, ese gran cantante de Puerto Rico:

El amor está donde se encuentra
Rara vez donde se busca
Yo te busque por todas partes
Y ya te encontré”

Un beso y los mejores deseos para todas vosotras que sois madres, que lo deseáis  y porque no a todas vosotras amigas compañeras de viaje, de vida y experiencia de Gabriela Franco, primero hija y madre , persona y por último artista , mi hermosa vocación que tanto amo. Os quiero. Un beso para todas

Gabriela Franco 

Por: José Luis Ortiz