Carta a Sebastian Hundelshauseen Carretero

111
PRESIDENTE ENTREGA ESPADA A SEBASTIAN

En el día de hoy, no solo quiero felicitarte por tu ascenso en el grado de oficial sino sobresaltar tu valentía y de tu dedicación, por no tener miedo y confiar en la mejor institución armada de este país. Que ha forjado tu vida, llenándola de disciplina, preparación y entrega a un territorio y su gente, que necesita de la aparición de sus verdaderos líderes con vocación de mártires como tú.

sebastian hundelshauseenAnoche querido sobrino al mirar a los cadetes desfilar y ver de cerca a toda la cúpula militar y policiva, al lado del señor presidente y sus ministros me emocione al ver el sentimiento de solidaridad y responsabilidad que las miradas, los gestos y palabras del señor presidente te decía al entregarte la espada que empuñaras en defensa de una casi fallida nación por las acciones de los violentos y enemigos de la Paz. Me emocione al sentir con orgullo que a partir de hoy seguirás los pasos de ese gran militar que fue tu padre TEMISTOCLES, defendiendo el tricolor patrio, empuñando con el perfil que te ha caracterizado la espada que te entregó con aprecio el señor presidente de la república JUAN MANUEL SANTOS y hacerte entender cuál es tu trabajo, Disciplina y ser cada día más valientes, de encararse con la muerte por defender un país.

Tal como te lo dije sobrino al felicitarte que la vida hay que vivirla sin complejos, ni tristezas, porque si no es así no estás viviendo plenamente; a no vivir en el ayer, más en el presente, ya que no podemos predecir el futuro, pero sí ayudar a mejorarlo,- a querer a tus padres;- a ser fieles en tus sueños y que te esfuerces por cumplirlos, ya que estos te darán una vida llena de plenitud; el “¡no puedo!” no existe en tu vocabulario, simplemente porque eres hijo de un gran militar, que en su momento Improvisó, adaptó y superó, obstáculos para sacar una carrera brillante… Te la tendrás que ingeniar no solo para imitarlo y ser mejor y cumplir tu misión, para que te sientas parte de tus triunfos y anhelos; te darás cuenta que en cualquier problema siempre estará ahí para ayudarte y que con solo decirte “hijo no te preocupes, estoy contigo” te sentirás con la fuerza para resolverlo. Notaras los sacrificios de tu mama y tu papa, pero te sentirás orgulloso de ellos, tanto que las lágrimas se te saldrán solo de recordar todo lo que han hecho por ti, vendrá momentos en que tendrás que estar alejados de ellos porque tu nuevo cargo de oficial en la armada no permiten seguirte los pasos, sentirás tristeza… pero será un momento de enseñanza y valoración que te dará poco a poco la madurez para poner en práctica sus consejos y enseñanzas, comenzaras a entender las razones de las cosas, de aquellos ratos en los que sentías que te decía las cosas por molestar, es ahí donde te darás cuenta de que si a momentos te exprimió como persona fue para hacerte una persona capaz que no tiene limitaciones. Pero sobre todo aprenderás la importancia de disfrutar los momentos juntos; aprenderás que aunque la Patria es lo primero, tu papa TEMI y tu mama MARCELA y tu familia también lo son y todo su amor es para ellos, para que se sientan orgulloso de ti, como tú lo estás de ellos, porque sabrás acerca del increíble sentido humano que sale de un soldado ya que habrás visto y vivido de cerca todos los desafíos y sacrificios que han hecho por ti, el amor a nuestra patria, son los rostros de aquellos desconocidos que piden su ayuda cuando nadie más puede. Eres parte de un mundo único y solo aquellos que lo viven lo entienden.

Admiro tus valores tu integridad, la honestidad y la justicia que heredaste de tus padres TEMI y MARCELA. Por ese espíritu de superación cuando no terminaste con los que iniciaron contigo el curso y por el liderazgo que tienes, gracias al esfuerzo con el que te preparas y luchas. Y por ese sacrificio, obediencia y respeto a tus superiores.

Para finalizar, quiero darte las gracias. Gracias por despertar en mí un sentimiento de TIO, por no tener miedo a decir que soy PERIODISTA. Mi trabajo es modesto y tú lo sabes, pero dentro de su modestia tiene muchas satisfacciones, soy el malo de una sociedad corrupta por destapar las ollas podridas de la corrupción, por difundir la verdad, que tanto necesita este país, a pesar que mal me paga, pero créeme, sobrino, da gusto servir a los demás y nos sentimos importantes cuando obramos con honestidad difundiendo siempre la verdad, tu profesión como la mía es ingrata: Todos no arrojan ofensas e insultos cuando cumplimos con nuestro deber; todos quisieran que la ley se cumpliera sólo para los demás y no para ellos.
Gracias porque tu padre y tú me enseñaron a amar una bandera, un país y una profesión como la nuestra. Gracias por defender a mi país y a mi gente y por hacer que me sienta seguro y orgulloso de tu trabajo. Bendiciones!

Con aprecio y sentimiento de amor de tu tío,
William Hundelshauseen Carretero


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente