Cartagena de Indias, principal destino turístico de Colombia, arrancó un proyecto de protección costera que pretende mitigar el impacto que sobre la ciudad y su litoral está causando el cambio climático.

La iniciativa, que en su primera fase intervendrá 4,5 kilómetros de línea costera, desde el sector turístico de Bocagrande hasta el centro histórico, planea la construcción de seis espolones, tres rompeolas, una escollera longitudinal y 80 metros de nuevas playas.ùEsta intervención hace parte del “Plan 4C” (Cartagena Competitiva y Compatible con el Clima) anunciado en 2015, que proyecta que para 2040 el aumento del nivel medio del mar será de 15 a 20 centímetros, con lo cual si no se hacen las obras necesarias de adaptación se pondrá en riesgo más del 80 % de los barrios de la ciudad.

Fotografía del 28 de diciembre de 2021 que muestra en azul una simulación computarizada del área de inundación si el nivel medio del mar subiera un metro por los efectos del cambio climático, en Cartagena de Indias (Colombia). Cartagena de Indias, principal destino turístico de Colombia, arrancó un proyecto de protección costera que pretende mitigar el impacto que sobre la ciudad y su litoral está causando el cambio climático. La iniciativa, que en su primera fase intervendrá 4,5 kilómetros de línea costera, desde el sector turístico de Bocagrande hasta el centro histórico, planea la construcción de seis espolones, tres rompeolas, una escollera longitudinal y 80 metros de nuevas playas. EFE/ Ricardo Maldonado Rozo

El “Plan 4C” calcula que una subida de 20 centímetros del nivel del mar causará la redistribución de ecosistemas y especies, la duplicación de casos de enfermedades transmitidas por vectores como el dengue y la leptospirosis -enfermedad causada por bacterias que pueden producir infecciones en los riñones, el hígado, el cerebro, los pulmones o el corazón- y merma de actividades como la pesca.

También prevé la pérdida de grandes áreas de terreno y la extensión de las inundaciones en los periodos de lluvias, la pérdida del patrimonio ecológico y retroceso de playas, así como daños en viviendas, patrimonio histórico, infraestructura vial, portuaria e industrial.

Amenazas para la ciudad

El director del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH) de la Armada, capitán Germán Escobar, presentó a Efe un modelo que muestra que “si llegase a subir un metro el nivel medio del mar se afectaría aproximadamente el 93 % de toda la zona turística de Cartagena”.

“Este es un modelo de aumento de nivel medio del mar que tiene como base fundamental los pronósticos internacionales, la proyección de aumento del mar a 100 años”, detalló.

Las afectaciones por el cambio climático son notorias en la bahía de Cartagena. Hay islas como Abanico, al sur de Bocachica, que está prácticamente desaparecida, también hay calles que permanecen inundadas incluso en la temporada seca.

“Es una realidad que el cambio climático lo tenemos hoy en día y que vamos a tener una afectación en nuestra zona costera”, reiteró el oficial de la Armada.

Escobar explicó que esta información es “muy importante para poder hacer unos muy buenos planes de mitigación, en algunos casos se tendrá que hablar de planes de reubicación o qué tipo de obras tendríamos que hacer para proteger toda esta infraestructura que está alrededor de esta gran ciudad turística”.

Cartagena inteligente

La directora del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena de Indias (IPCC), Saia Vergara, dijo a Efe que en “el primer trimestre de 2022 empezará a funcionar el ‘Smart Heritage City in a Box’” que es una aplicación para convertir a Cartagena en una ciudad inteligente.

“Logramos finalmente armar un plan para Cartagena adaptado a las necesidades de la ciudad, pensando sobre todo en esa amenaza de la crisis climática que ya es una realidad”, dijo la funcionaria.

Indicó que se busca desarrollar también un sensor que pueda ayudar a prevenir las épocas de lluvia, cuando el centro se inunda.

El objetivo es “al menos que salten los sensores y las entidades que tienen las competencias puedan atender la emergencia antes de que suceda y no como viene sucediendo, que se inunda (el centro) y nadie sabe qué hacer”, afirma Vergara.

El sistema integrará datos recogidos por redes de sensores desplegados en el centro histórico con el fin de controlar y responder a los elementos de riesgo naturales que lo afectan.

Con información de:EFE