Es una atractiva, pujante e inspiradora ciudad puerto ubicada en el norte de la República de Colombia, a orillas del Mar Caribe. Colorida, de preservada arquitectura colonial, Patrimonio de la Humanidad, dueña de una movida cultural única, el lugar en el mundo del gran escritor, padre del boom latinoamericano, Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982.

¿De qué hablamos? De nuestra querida Cartagena de Indias, joya nacional y sin duda, el destino perfecto para compartir con los afectos o en solitario de una escapada o mini vacaciones. Una oportunidad para desconectarse de la rutina en las alucinantes playas de Bocagrande, Laguito, La Boquilla, Castillogrande y Marbella…Sol, clima tropical, la tibieza del mar, arenas blancas y las icónicas palmeras completan el paisaje de desbordante de belleza.

Atracciones de un clásico colombiano

Algunas sugerencias para elaborar la hoja de ruta: el Casco Histórico y las Murallas –impactante la puerta de ingreso-, el Castillo San Felipe de Barajas, el barrio de Getsemaní, la Torre del Reloj, la Catedral de Santa Catalina de Alejandría, la Plazas De los Coches, Bolívar, de la Aduana, Santo Domingo y San Pedro Claver, los Museos del Oro -un catálogo de piezas en el metal precioso, cerámica, y osamentas precolombinas-, Histórico y Naval, la calle de Don Sancho, el Teatro Heredia, la escultura “Gorda Gertrudis” del reconocido artista nacional Fernando Botero, la Casa del Conde de Pestagua, el Muelle de los Pegasos, el Cerro de la Popa, el Monumento de la India Catalina, el Palacio de la Inquisición, el Cuartel de las Bóvedas, el Mercado de Bazurto, el Portal de los Dulces…

Para quienes disfrutan de los tours y excursiones, las siguientes alternativas imperdibles para tener en cuenta: Isla Barú -Playa Blanca-, Islas del Rosario, el Archipiélago San Bernardo, el Volcán de Totumo y Laguna Rosa…

Con respecto al transporte aéreo, los tiquetes baratos a Cartagena, no sólo motivan para convertir en realidad ese sueño tantas veces postergado, sino que también invita a todos aquellos que quedaron deslumbrados con su potencialidad, gente amigable, y su alegre musicalidad entre acordes de cumbia, vallenato, merengue, salsa, a planificar una nueva visita. Es el mejor momento para explorar en la web o a través de la aplicación, la variedad de opciones cercanas a los presupuestos de los más amplios públicos viajeros.

Porque gracias al crecimiento de la actividad turística mundial, los boletos económicos a esta ciudad mágica se encuentran a disposición de los diferentes perfiles y requerimientos. Pueden incluir acciones promocionales, planes de financiación, para informarse, y definir on line las reservas correspondientes. La gestión anticipada asegura la fecha y suele disminuir el costo total de la compra.

Internet es el medio, para que sin traslados, ni pérdidas de tiempo, se confirme la contratación del producto seleccionado.

Son varias las aerolíneas que arriban al Aeropuerto Internacional Rafael Núñez, entre ellas, una histórica compañía colombiana. Cien destinos, una flota de alrededor de ciento noventa aeronaves en veintisiete países del continente Americano y Europa, que además propone una completa y dinámica grilla de vuelos desde la capital de Bogotá a Cartagena, donde seguramente estará contemplado el servicio y la franja horaria que más se ajuste a las necesidades de la familia, del grupo de amigos, o de la pareja.

¿Qué comemos?

La gastronomía típica se caracteriza por la fusión de texturas y sabores, dentro de los platos tradicionales, el chef recomienda: la crema de langostinos, arroz con chipi chipi, lomo de cerdo en salsa de tamarindo, sancocho de pescado, arepas de huevo, pescado frito con arroz con coco, buñuelos de frijol o de maíz, plátano frito, butifarras, y chicharrón de pargo… ¿Para el postre? Cocadas de guayaba, dulces de papaya, coco, mamón, guandul, ñame, piña, ciruela, dulce de leche, enyucado, mangos verdes con limón y sal… Las bebidas características son los jugos de frutas, las cervezas, el aguardiente y el ron.

Dejemos que lo resuma el maestro:

“Realmente amo estar en Cartagena, porque soy de allá ¿comprende? Allá tengo una casa simple, sabrosa, acogedora, con vista al mar y a la ciudad vieja. Es como si fuera mi medio ecológico. Creo que cuando uno descubre su medio ecológico, así como las plantas y los animales, hasta el organismo comienza a funcionar mejor”. Gabriel García Márquez.