Ya inicia la campaña electoral, para elegir nuevos Diputados, Gobernadores, Ediles, Concejales y Alcaldes en toda Colombia; correspondiente al período institucional, 2020 – 2023. Es relevante resaltar, que la ciudadanía libre de Cartagena, exige que el proselitismo político, se desarrolle por parte de los candidatos, activistas y simpatizantes; con transparencia, sin compra venta de votos; mediante la confrontación dialéctica de ideas, con sensatez, respeto, altura intelectual, argumentos seductores y convincentes; con propuestas e iniciativas concretas, atractivas, viables, financiables y realizables.

Este es el momento propicio de la Política bien entendida, de efectivas decisiones y no de los gestores; de trazar una mejor estrategia, construir acciones de futuro, proponer soluciones estructurales e integrales, imaginativas propias, anticiparnos a los hechos, sumar, concertar, consensuar y liderar un cambio positivo, pensando en la presente y futuras generaciones. Y por supuesto, estructurarlo, comunicarlo, socializarlo y fundamentarlo; construir un relato de trabajo, superación y esperanza que aporte credibilidad y la necesaria confianza y gobernabilidad perdida, para enfrentar los cambios en las corruptas e ilegales prácticas políticas y administrativas dominantes.

El Alcalde o Alcaldesa; debe tener claro hacia dónde va. Independencia mental y decisión para gobernar bien sin ataduras. Es decir, definir cuáles son sus objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo, precisar cuál es su Misión y Visión, Políticas Públicas y Estrategias, a implementar durante su Gobierno; para poder solucionar progresivamente la histórica y grave problemática. Si se quiere lograr mejores resultados, tanto el Alcalde como la misma ciudadanía, tienen que trabajar en equipo, aunar esfuerzos y voluntades, para cumplir los compromisos adquiridos, plasmados en el Programa de Gobierno y en el Plan de Desarrollo Distrital; porque indudablemente, el Bien Común es lo que más debe interesar.

Es el momento de dejar atrás, la indiferencia, la apatía, la desconfianza, la incredulidad, los celos infundados, el egoísmo, la intriga, la intolerancia, el odio, la envidia, la avaricia, el rencor, el arribismo, el sectarismo, la cizaña, la mentira, el irrespeto, el protagonismo individual, la incoherencia y la inconsecuencia. Procurando actuar siempre en sinergia y sin trampas. Para que cumplamos fielmente, con nuestro derecho y responsabilidad legal y personal de votar y elegir bien. Dimensionando y valorando la importancia de elegir, y ser un buen Alcalde o Alcaldesa para toda Cartagena. Quien debe ser eficiente, eficaz y efectivo; comprometido con Cartagena y sus comunidades. La ciudadanía debe hacer seguimiento a la gestión, efectuar Control Social, participar y exigir Rendición de Cuentas Claras.

La grave crisis que padecemos, no debe quitarnos la fe y esperanza de que Cartagena sí tiene solución. No más pesimismo, indiferencia, apatía, abstencionismo y negativismo. Porque quien no lucha, ya está vencido. Todavía somos muchos más los decentes que los corruptos. Hay que elegir buenos gobernantes que superen la crisis y enrumben a la ciudad y sus corregimientos por el camino correcto. Aquí contamos con buenos líderes y lideresas. La crisis de Gobernabilidad debe suponer una oportunidad y debemos aprovecharla para asumir un gran compromiso ciudadano entre todas las Fuerzas Alternativas, que sirva para construir una Cartagena mejor y vigorizada.

Si no nos unimos, organizamos, indignamos y votamos masivamente en las próximas elecciones, nos hundimos. Porque si no votamos abrumadoramente o votamos por los mismos con las mismas, o por los mismos en cuerpo ajeno; seguiremos presos de nuestros errores y habremos perdido, la más importante oportunidad de salvar a Cartagena. Es esencial que el nuevo Alcalde, no se tuerza, ni se elitice. Por el contrario; asimile, se apropie y aplique; esté comprometido y convencido de la trascendencia de la reactivación, apoyo, fortalecimiento y defensa del Proceso de Participación Ciudadana, de la Descentralización Administrativa, Fiscal y Política de nuestro Distrito Especial. Que sea consciente que apremia la Reestructuración y Modernización del Funcionamiento de la Administración Distrital.

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.