No deja de asombrarme lo que está ocurriendo con las casas políticas, qué están desesperadamente moviendo fichas para seguir tomándose el poder en todos los puesto de elección y obligar a sus esbirros a que jueguen con las firmas del pobre don pueblo que ignorante de las estrategias que estos acostumbran, firman creyendo en la independencia de estos candidatos, que cuando están en el poder se reparten la administración, beneficiándose de los puestos en las diferentes secretarías y despachos de la Alcaldía, así como de la Contraloría y Personería, valiéndose del presupuesto de esas entidades para compartir cargos y prebendas burocráticas, bajo el manejo de las casas políticas y avalado por el alcalde que ellos pusieron ahí, que por muchos errores comprobados y abusos cometidos durante su mandato, salen ilesos por vencimientos de términos, y el pueblo sigue creyendo en ellos, y ellos continúan ejecutando sus estrategias para hacerle creer al elector primario que no pertenecen a ningún partido político por el cuestionamiento y grado de corrupción donde han caído estos, ahora se convirtieron a través de la recolección de firmas en los verdugos de los caciques políticos y van a combatir lo qué aprendieron cuando pertenecían a ese movimiento político. Lo grave que hay incautos que les cree y votan por ellos sin medir las consecuencias. Esta clase de gente deshonesta es la que tiene a Cartagena, atrasada y no puede salir adelante; todos piensan en el tumbe, en la plata que me voy a ganar por hacer este favorcito.

Opino que para acabar este modelo hay que saber elegir el próximo 27 de octubre, donde tenemos una cita en las urnas y saber escoger un buen representante para el palacio de la aduana de los casi 30 aspirantes, siendo la única oportunidad que el sistema DEMOCRATICO concede a las mayorías para acabar su descarnada cuota de poder político que ostentan y no se convierta en oportunidades pérdidas, con la certeza que aquí la realidad supera a la ficción y es ahí donde NO podemos seguir eligiendo a los mismos verdugos que han masacrados la economía de la ciudad; por ejemplo hay que tener en cuenta a los protagonistas y sus beneficiarios de los numerosos sucesos que han generado el fenómeno de la corrupción en la gobernabilidad de Cartagena, que prolifera peligrosamente en las instituciones públicas y sobre todo implica a todas las ramas del poder público.

No solo debemos tener en cuenta la buena elección en la alcaldía de Cartagena sino en saber escoger un buen equipo coadministrador del Distrito, para que no vuelva a ocurrir la reelección de los mismos cuestionados concejales, que continúan vinculado al proceso que busca probar que en la elección de Nubia Fontalvo se ofrecieron y recibieron dádivas económicas y para eso el cotejo de las voces de más de 400 horas de grabación que los mantuvo detenidos, sin embargo su mayoría aspiran a la reelección, manifestando que fueron víctimas y perseguidos políticos y lo más seguro es que donen los siete libros y medio a sus campañas y salgan electos, aunque esto signifique, que cometieron delitos pero por vencimientos de termino, tienen las posibilidades de seguir actuando en la política ya que a medida que pasa el tiempo, las nuevas leyes y los medios de comunicación que no han construido un puente para que podamos ver estos con mayor facilidad y seamos indiferentes ante los mismos, todo queda en el olvido, porque lamentablemente la corrupción en Cartagena se viene presentando desde hace muchos años; y como van las cosas muy a pesar que se siguen cometiendo delitos demostrado por la fiscalía, en las próximas elecciones veremos el cuestionado recinto del concejo de Cartagena regresar en su mayoría a los mismos, por la mala elección del elector primario, a pesar que en general la mayoría de aspirantes, carecen de experiencia política y nunca le han servido a la comunidad y cuando lo han hecho en obras el 70 por ciento lo reclaman para ellos, pero eso ahora no importa porque están limpio de toda suciedad que generaron en su momento. Por eso las, CASAS POLÍTICAS MUEVEN FICHAS PARA PERPETUARSE EN EL PODER.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero