Cinco servidores públicos y un civil quedaron cobijados bajo la medida de aseguramiento en centro carcelario impuesta por el Juzgado Siete Penal Municipal de Medellín, con función de control de garantías.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, en octubre de este año, un comerciante del centro de Medellín y un candidato a la Alcaldía de Bello, Antioquia, habrían sido víctimas de la presunta red criminal.

Según la Fiscalía, los servidores públicos abordaron a los dos sujetos y solicitaron altas sumas de dinero para no vincularlos a supuestos procesos penales. Con las investigaciones se estableció que al comerciante le exigían 500 millones de pesos.

Las denuncias de las víctimas indicaron que los falsos expedientes judiciales tenían logos institucionales de la Fiscalía y la Policía Nacional, además de fotos y otros supuestos elementos materiales probatorios.

El ente acusador señaló que en uno de los casos, la víctima fue conducida hasta las instalaciones de la Fiscalía. Allí, uno de los investigadores del CTI se hizo pasar por fiscal para presionar a la persona y que hiciera el pago.

Los capturados por el delito de tentativa de extorsión agravada, son los servidores del CTI Seccional Medellín, Gabriel León Ortiz, alias el Viejo o el Fiscal, y Luis Javier Gracia Acevedo, alias el Gordo.

El patrullero de la Policía Nacional en el municipio de Girardota, Antioquia, Luis Fernando García Acevedo, y su compañero Yamid Andrés López Lezcano, adscrito a la misma estación policial, también fueron detenidos.

Los otros dos presuntos integrantes de la res de extorsión son el expolicía Samir Alexis Celis Uribe y el particular Jhisser Guillermo Sandoria Maturana. Los procesados, detenidos por funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), adscritos Gaula Militar, con apoyo de Ejército Nacional, no aceptaron los cargos.