Cedulas falsas a Cubanos u Venezolanos

Fiscalía calcula que la red habría obtenido $8 mil millones en cuatro años vendiendo documentos a venezolanos, cubanos, sirios, chinos y lituanos. Cobraban hasta $1 millón por registro civil, cédula y pasaporte. Los dos registradores de B/quilla, entre los capturados. También cayeron dos exfuncionarios.

634

En un operativo de Migración Colombia, la Fiscalía y el CTI fueron capturados en el Atlántico cinco registradores y dos exregistradores que, presuntamente, harían parte de una red dedicada al tráfico de migrantes.

Migración Colombia dio a conocer este miércoles que los cinco servidores activos desempeñan funciones en Barranquilla y los municipios Malambo, Candelaria, Ponedera, Luruaco y Santo Tomás (Atlántico).

“Se dedicarían, según las investigaciones, a expedir registros civiles de nacimiento extemporáneos a extranjeros, mediante la utilización de testigos falsos, suplantando así su identidad”, informó en un comunicado.

La Registraduría indicó que fueron detenidos los dos registradores especiales de Barranquilla Carlos Arturo González Torres y Boris de Jesús Polo Padrón. También los registradores Arturo Jacinto Camargo Jiménez, de Malambo; Hernando Antonio Peña Romero (Santo Tomás) y Juan Bautista Meriño Mercado (Ponedera).

Los exregistradores vinculados son Warner Bolívar Cueto (Candelaria), “quien se retiró hace varios años”, y Luis Eduardo Manjarrés Moncada (Luruaco), en el puesto “hasta hace cuatro meses, cuando fue destituido”, agregó la Registraduría.

Los detenidos afrontan cargos tráfico de migrantes, cohecho, prevaricato por acción, falsedad en documento público y concierto para delinquir.

Ganancias millonarias

El fiscal general Néstor Humberto Martínez aseguró que los registradores y exregistradores, de acuerdo con las evidencias, son sospechosos de integrar “una verdadera red criminosa” que en los últimos cuatro años expidió unos 8.000 documentos falsos.

Las informaciones indican que la mayoría de extranjeros beneficiados han sido cubanos, venezolanos, libaneses, chinos y lituanos, quienes en dos horas obtenían identidades como colombianos.

“Por esos registros cobraban entre $400 mil y $700 mil, y nuestras investigaciones concluyen que pudieron haber acumulado ganancias criminales cercanas a los $5.000 millones”, dijo ayer en rueda de prensa, en Bogotá, junto con el registrador nacional Juan Carlos Galindo Vacha.

Las pesquisas lideradas por un fiscal de Antioquia son desarrolladas por policía judicial de Migración y del CTI, con apoyo de la Registraduría y la Embajada de Estados Unidos.

“Una vez obtenían su registro civil como colombianos, (los extranjeros) procedían a solicitar su cédula de ciudadanía y demás documentos para así poder viajar, en algunas ocasiones, hacia un tercer país o bien, poderse mover libremente dentro del territorio nacional”, detalla Migración.

Un testigo

Luis Felipe Murgueitio, subdirector de verificación migratoria, explicó que la obtención de documentos falsos por los extranjeros se facilitaba por “ventajas legales migratorias” que otorga el país. “Y viajar así más cerca de los destinos que tienen los migrantes irregulares por objetivo: México o Europa”.

Se trata del Decreto 1260 de 1970, de la Registraduría, que facilita el uso de testigos que puedan acreditar información ante los registradores respecto del lugar de nacimiento.

Los expertos en análisis de documentos y grafología de Migración verificaron 40 casos y concluyeron que, solo en Malambo, una sola persona sirvió de testigo para 1.759 registros.

“Se puede hablar de una inducción al error al funcionario, pero cuando suceden tantas veces y por tantos años, además repitiendo el modus operandi de una manera tan clara y orientado a una población específica de extranjeros, ya el problema se vuelve una violación de la norma que, ya lo verán los jueces, es intencionada”, sostuvo Murgueitio.