Chevron evacúa a ejecutivos de Venezuela luego de detenciones de personal

333
Chevron+1

La petrolera estadounidense Chevron Corp evacuó a ejecutivos de Venezuela luego de que dos de sus trabajadores fueran encarcelados por una disputa contractual con la petrolera estatal Pdvsa, de acuerdo con cuatro fuentes familiarizadas con el tema, reseñó Reuters.

Chevron pidió a otros empleados evitar las instalaciones de su empresa conjunta con la empresa petrolera de la nación, dijeron las fuentes.

Las detenciones, en una redada realizada por oficiales de inteligencia nacional, fueron las primeras en una empresa petrolera extranjera desde que el gobierno de Venezuela lanzó una purga el otoño pasado que ha resultado en detenciones de más de 80 ejecutivos en Pdvsa y socios comerciales.

Los trabajadores de Chevron podrían enfrentar cargos de traición por negarse a firmar un contrato de suministro de piezas de hornos elaborado por ejecutivos de Pdvsa, informó Reuters esta semana. Los trabajadores se resistieron a los altos costos de las piezas y la falta de ofertas competitivas.

La medida de Chevron para evacuar a su fuerza de trabajo expatriada subraya el arduo trabajo que se ha hecho para que las firmas petroleras extranjeras y sus trabajadores mantengan sus operaciones a través del acelerado colapso político y económico de Venezuela.

El personal afectado cuenta con unas 30 personas en la ciudad costera de Puerto la Cruz, aunque no está claro a cuántas personas Chevron ya haya sacado del país.

Cuando se le preguntó acerca de las salidas, Chevron se negó el martes a comentar sobre lo que llamó “asuntos de personal”. La semana pasada, la compañía dijo que estaba trabajando para la liberación de los trabajadores detenidos, Carlos Algarra y René Vásquez, que están representados por abogados de Chevron.

Ni Pdvsa ni el Ministerio de Información del gobierno respondieron a las solicitudes de comentarios. La fiscalía, que no ha anunciado públicamente ningún cargo contra los empleados de Chevron, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Chevron no tiene planes de salir del país, de acuerdo con un empleado de la compañía familiarizado con el pensamiento de su junta directiva. La compañía petrolera no se retiró de otros entornos difíciles en el pasado, dijo la persona, citando el encarcelamiento de empleados en Indonesia en 2013, y la firma cree que Venezuela eventualmente se estabilizará.

Chevron, el séptimo mayor productor de petróleo del mundo que cotiza en bolsa, con ingresos de $ 135 mil millones en 2017, opera en Venezuela principalmente a través de participaciones minoritarias en cinco proyectos en todo el país miembro de la Opep.

La firma tiene aproximadamente 150 empleados en su sede de Puerto la Cruz y tiene dos oficinas más en el país. Sus ganancias de Venezuela cayeron un 18 por ciento el año pasado, a $ 329 millones, según documentos regulatorios.

Los arrestos señalan una escalada de las tensiones entre Pdvsa y compañías extranjeras por el control de los contratos de suministro y el gobierno de las empresas conjuntas, dijeron fuentes familiarizadas con la disputa a Reuters.

Las empresas externas dicen que cada vez se enfrentan más a dilemas imposibles. Si sus ejecutivos firman contratos sin seguir las reglas de debido proceso de sus compañías, corren el riesgo de violar los estándares de cumplimiento destinados a controlar los costos y protegerse contra la corrupción. Si no firman, aumentan la tensión con sus socios en Pdvsa, que tiene una participación mayoritaria en todas las empresas conjuntas.

Las compañías que evalúan una salida de Venezuela tienen opciones limitadas porque pocas firmas internacionales, si es que alguna, pagarían algo cercano al valor total de los activos en el país en medio de la actual agitación, según entrevistas con tres ejecutivos de firmas petroleras que operaron en Venezuela. Pero las operaciones continuas a menudo significan abrumar pérdidas abruptas, tomar amortizaciones masivas y, ahora, la amenaza de tener personal arrestado por el asediado gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.

El deterioro de la infraestructura y el flujo de caja de Pdvsa ha provocado que la producción de petróleo caiga un 33 por ciento en un año, a 1,51 millones de barriles por día (bpd) en marzo, según datos oficiales reportados a la Opep. La producción de petróleo de Venezuela en lo que va del año está en su nivel más bajo en 33 años.

La caída en la producción y arrestos de ejecutivos de Pdvsa por acusaciones de corrupción cobraron velocidad el año pasado luego de que Maduro nombrara a un jefe militar sin experiencia en la industria petrolera, el general de división Manuel Quevedo, como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa.

Varios de los empleados extranjeros de Chevron y algunos ejecutivos locales y sus familias partieron de Venezuela la semana pasada luego de los arrestos, dijeron a Reuters las cuatro fuentes familiarizadas con sus salidas. Describieron la situación como temporal, y dijeron que los ejecutivos podrían regresar si las conversaciones propuestas entre Chevron y Pdvsa para resolver la disputa son exitosas.

Los ejecutivos de Chevron han tenido reuniones de alto nivel con funcionarios del gobierno venezolano esta semana, dijeron dos de las personas familiarizadas con el asunto.

Chevron y otras firmas pretenden evitar que se repita lo sucedido con Exxon Mobil Corp y ConocoPhillips en Venezuela en 2007, cuando el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez expropió sus activos luego de que no pudieron alcanzarlos. un acuerdo para convertir sus proyectos en empresas conjuntas controladas por Pdvsa.

Ninguna compañía puede irse porque perdería los activos”, dijo un ex negociador de la salida de Exxon en 2007 de Venezuela. “En este punto, hay solo algunas opciones”.

Miedo a la detención

Los empleados de Chevron que permanecen en Venezuela están preocupados de que puedan ser vulnerables a la detención luego de la partida de la alta gerencia, de acuerdo con entrevistas con empleados y familiares.

Los arrestados trabajadores de Chevron supervisaron las operaciones y adquisiciones en Petropiar, un proyecto de producción y procesamiento de petróleo propiedad de Pdvsa y Chevron.

Chevron solicitó a los empleados asignados a Petropiar que trabajen temporalmente en la oficina de la empresa en Puerto La Cruz en lugar de presentarse en las instalaciones de producción y procesamiento de petróleo de su socio, según una persona familiarizada con la situación.

Los dos hombres se habían negado a firmar un contrato multimillonario en virtud de un decreto de emergencia para comprar piezas importadas requeridas por Petropiar, de acuerdo con seis fuentes con conocimiento de la disputa contractual. Tales decretos, que omiten las ofertas competitivas, han sido citados por fiscales venezolanos y estadounidenses como un medio de extraer sobornos en algunos casos recientes de corrupción.

Algarra y Vasquez están detenidos en un centro de detención en Barcelona administrado por la unidad de inteligencia venezolana, conocida como Sebin. Los compañeros de trabajo y familiares les han traído comida para complementar lo que se les proporciona, dijo una persona familiarizada con el asunto.

Reducir activos, cortar personal

Varias otras compañías extranjeras de energía han reducido el valor de sus activos en Venezuela en cientos de millones de dólares o han detenido la mayoría de las operaciones, manteniendo solo un personal esquelético en el país.

La española Repsol recibió un cargo antes de impuestos de aproximadamente mil millones de dólares en sus activos venezolanos en el trimestre anterior. La italiana ENI dijo que se le debían 500 millones de euros (615 millones de dólares) en pagos atrasados de Pdvsa el año pasado.

El proveedor de servicios Schlumberger anotó sus tenencias venezolanas en el cuarto trimestre en $ 938 millones. Halliburton a principios de este mes dijo que canceló todos los activos restantes en el país, agregando un cargo de $ 312 millones sobre los 647 millones de dólares en cargos el año pasado.

Otras firmas petroleras internacionales, incluida la francesa Total SA, han retirado personal extranjero en los últimos años y han reducido las inversiones a medida que las condiciones de vida se deterioraban.

“Puedo decir que es difícil para nuestra gente por falta de energía, falta de agua”, dijo el presidente ejecutivo Patrick Pouyanne la semana pasada en una cumbre petrolera en París.

La compañía mantendría su presencia allí, sin embargo, con la esperanza de que la crisis aliviaría.

“Es importante permanecer en un país incluso en tiempos difíciles”, dijo Pouyanne, “porque la gente lo recordará”.