David Julius y Ardem Patapoutian han recibido el Premio Nobel de fisiología y medicina 2021 por sus descubrimientos de receptores para la temperatura y el tacto.

Los científicos y profesores estadounidenses describieron la mecánica de cómo los humanos perciben la temperatura y la presión a través de los impulsos nerviosos.

Patapoutian, profesor del Instituto Médico Howard Hughes en Scripps Research en La Jolla, California, empleó células sensibles a la presión , con esto descubrió una nueva clase de sensores que responden a la estimulación mecánica en la piel y los órganos internos.

«Sabíamos que [esos sensores] existían, sabíamos que hacían algo muy diferente a la mayor parte de las otras células que se comunican entre sí químicamente. Pero la respuesta era difícil de dar», afirmó Ardem Patapoutian.

Por su parte, David Julius, profesor de la Universidad de California en San Francisco, utilizó capsaicina, un componente activo de los chiles, para identificar los sensores nerviosos que permiten que la piel responda al calor.

«Esto realmente revela uno de los secretos de la naturaleza. En realidad, es algo crucial para nuestra supervivencia, por lo que es un descubrimiento muy importante y profundo», aseguró Patrik Ernfors, miembro del Comité Nobel.

Esta investigación servirá para adelantar estudios sobre el desarrollo de nuevos analgésicos. Estos hallazgos brindan información sobre cómo reducir el dolor crónico relacionado con distintas enfermedades, como por ejemplo, la artritis.

En este sentido, varios laboratorios farmacéuticos adelantan investigaciones para identificar moléculas que actúen sobre los receptores de dolor y poder tratarlos.

«Es uno de esos hallazgos en los que resulta difícil intuir todo el alcance que puede llegar a tener en cuanto a aplicaciones, aunque ya se esté trabajando en algunas, como la gestión del dolor crónico y el control de la presión arterial», subrayó el director del Centro de Trastornos del Neurodesarrollo del King’s College de Londres, Óscar Marín.