El asesinato fue sólo el noveno caso documentado de su tipo y el primero en África Occidental, provocando el final violento de un chimpancé de 17 años llamado Foudouko: un ex macho alfa y “tirano” que una vez lideró el grupo, antes de ser Forzado al exilio por una banda de monos más jóvenes.

Los investigadores que estudiaron al grupo no pudieron ver realmente el asesinato – ya que ocurrió en la oscuridad- pero pudieron escuchar los gritos durante el ataque mortal.

Los chimpancés son muy agresivos, pero lo que es extraño es que una “coalición” de animales de un grupo actuó conjuntamente para matar a un miembro de su propio grupo.

“Al despertar la mañana siguiente del asesinato para inspeccionar el sitio, presenciamos una escena aún más perturbadora: los chimpancés abusaban y canibalizaban el cadáver flojo de Foudouko durante un período de 4 horas. Fue muy difícil y espantoso verlo, inicialmente no podía entender lo que estaba sucediendo, y no esperaba que fueran tan agresivos con el cuerpo”. Explicó Jill Pruetz de la Universidad Estatal de Iowa.

Pruetz había estudiado a chimpancés en el área desde el 2001, pero el equipo jamás se imaginó ver éste tipo de agresión dirigida al cuerpo sin vida de Foudouko por parte de sus compañeros.

El ex líder de los animales tenía una mordida profunda en el pie derecho, los investigadores creen que la pérdida de sangre por la lesión fue lo que en última instancia lo mató durante la noche.

En 2013 – el año en que Foudouko fue asesinado – intentó volver a entrar en la comunidad, probablemente eso desató la agresión entre el grupo.

“Matar a los enemigos es bastante fácil de explicar, pero matar a tus amigos es un rompecabezas”, aseguró a National Geographic el antropólogo Michael Wilson de la Universidad de Minnesota, que no participó en el estudio.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente