Este lunes 13 de julio, el gobierno de China informó que prohibirá que los senadores estadounidenses Marco Rubio y Ted Cruz ingresen al territorio de la nación asiática.

La medida afectaría, igualmente, al representante Chris Smith y al embajador de la Libertad Religiosa, Sam Brownback. La razón de la ejecución de la acción serían sus recientes críticas a las políticas del gobernante del Partido Comunista hacia los grupos minoritarios y las personas de fe.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, comentó que las acciones de Estados Unidos están “dañando gravemente” las relaciones diplomáticas de China y la nación norteamericana. Por ello, detalló que China está “decidida” a “defender” su “soberanía nacional” contra lo que considera una “interferencia” en sus asuntos internos. Así lo reseñó La Voz de América.

“China responderá más de acuerdo con el desarrollo de la situación”, dijo Hua.

Este mismo 13 de julio, Marco Rubio comentó, de forma irónica, la decisión, a través de su propia cuenta de Twitter.

“El Partido Comunista de China me ha prohibido ingresar al país. ¿Supongo que no les gusto?“, se mofó Rubio.