La Serranía de Chiribiquete está ubicada en los departamentos de Guaviare y Caquetá, en los municipios de San José del Guaviare, Miraflores, Calamar, San Vicente del Cagúan, Solano y Cartagena del Chairá.
Es el primer sitio mixto cultural y natural del país que destaca por sus características geológicas, y por ser hogar de pueblos y especies autóctonas.

La directora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Julia Miranda Londoño, destacó el trabajo conjunto de las instituciones estatales y las comunidades indígenas en los pasados 15 años para alcanzar esta declaración de Unesco.

Asimismo, agradeció el papel del presidente Juan Manuel Santos, quien “desde el comienzo de su Gobierno dio especial importancia a la protección de este sitio en este momento trascendental para la paz y el desarrollo sostenible en Colombia”.


La Serranía se suma a los otros ocho sitios que el país tiene inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, seis de ellos culturales y dos naturales.

El director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Ernesto Montenegro, aseguró durante la sesión 42 del comité de Patrimonio Mundial de la Unesco que el Parque de Chiribiquete “expresa desde el corazón de la Amazonía la fuerza y la sacralidad de la naturaleza, así como la diversidad y la ancestralidad del conocimiento”.

Vida y cultura

La declaratoria de Patrimonio Mixto ante la Unesco, categoría única en Colombia, abarca un doble reconocimiento: a su riqueza natural y a su riqueza cultural.

De una parte, se trata de una de las formaciones geológicas más antiguas del continente y uno de los territorios más inexplorados del planeta. Allí viven poblaciones en aislamiento voluntario quienes se consideran guardianes milenarios y hacedores de rituales sagrados. El Parque resguarda más de medio centenar de sitios pictóricos con no menos de 70.000 dibujos de alto valor arqueológico cuya antigüedad se calcula en unos 20.000 años.

Relatan el entorno amazónico y la mitología de pueblos milenarios, aunque registros recientes demuestran que aún se siguen haciendo. Su tradición cultural no tiene precedentes en la historia del mundo de acuerdo con el Ministerio de Cultura.

Entre los grupos más cercanos a Chiribiquete se encuentran los macuna, barasano, eduria, tatuyo, tuyuca itana y carapana, de la familia lingüística tukano, que se reconocen como hijos del jaguar de Yuruparí (Parques Nacionales dice que se tienen indicios de la presencia de 18 grupos dentro del área) “ La dimensión espiritual no es concebida como un dominio discreto sino como una dimensión de todo conocimiento, experiencia y práctica, que relaciona a los ríos y en particular a los cerros como lugares sagrados donde habita el dueño de los animales”, de acuerdo con el MinCultura.

La mayoría de las poblaciones que se encuentran alrededor de Chiribiquete son comunidades indígenas y están reconocidas con sus resguardos.

El reconocimiento de Unesco también se hizo por su valor natural. Chiribiquete provee el 31 por ciento del agua superficial de la amazonía, representada en las cuencas que alberga y que drenan al Orinoco y al Amazonas.

También, de acuerdo con Parques Nacionales Naturales, es resguardo de 30 especies de mamíferos grandes y medianos, 8 especies de carnívoros y 7 especies de primates. Que tenga tantos mamíferos medianos y grandes es señal de la buena salud de los bosques ya que, al ser parte de las especies preferidas en la cacería, son las primeras en desaparecer cuando los ecosistemas se intervienen. Es hogar de venados, churucos, nutrias, manaos, cerillos, dantas, pumas, jagüares… De la misma manera, alberga el 9 por ciento de la biodiversidad de mariposas del país, entre otros.

A su vez, la ampliación protegerá 708 especies representativas de plantas, únicas o amenazadas en algún grado. Parques Nacionales resalta dos en peligro como el cedro (Cedrela odorata) y la ceiba toluá (Pachira quinata).

Dado que la praderización es la principal causa de la deforestación en el Amazonas colombiano y se concentra en Caquetá y Guaviare en primer y segundo lugar en el país, la ampliación del Parque se hizo hacia zonas de bosque de esos departamentos como parte de la estrategia para detener la deforestación que se hace talando, potrerizando y quemando los bosques, en esta zona del país.