El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, se mostró este lunes preocupado por los recientes asesinatos de líderes sociales en Colombia, donde el gobierno y la guerrilla FARC están implementando un acuerdo de paz.

“Estamos preocupados siempre que las personas son asesinadas por la violencia”, dijo Maurer a periodistas en Bogotá, adonde llegó el domingo para una visita oficial de tres días.Según el movimiento izquierdista Marcha Patriótica, en lo que va de 2017 han sido asesinados 14 líderes sociales y defensores de derechos humanos, mientras que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidades para los Derechos Humanos contabilizó 64 homicidios en 2016.

“Nuestra preocupación está con cualquiera que sufra el impacto de la violencia”, agregó Maurer.Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que en noviembre firmaron un acuerdo para poner fin a 52 años de conflicto armado, han denunciado los homicidios.

Tanto las FARC como organizaciones sociales señalan a grupos paramilitares de extrema derecha como los responsables de los ataques, una versión desestimada por el gobierno, que atribuye esas muertes a bandas criminales dedicadas al narcotráfico, formadas tras la desmovilización de milicias irregulares de extrema derecha en 2006.El jefe del CICR indicó que tras la paz con las FARC, Colombia, donde el organismo humanitario tiene su operación más grande de América, deberá enfrentar otros retos, como el desplazamiento interno, que involucra a 6,9 millones de personas, las desapariciones (más de 60.000 víctimas) y la violencia sexual y urbana.También tiene que encarar la problemática de las minas antipersonales, que convierte a Colombia en el segundo país del mundo, por detrás de Afganistán, más afectado por estas armas, con unas 11.500 víctimas (más de 2.000 de ellas mortales).

“El optimismo en Colombia es que el gobierno y las FARC llegaron a un acuerdo de paz”, dijo Maurer, aunque llamó la atención sobre la dificultad de implementar el pacto.Maurer se reunió este lunes con el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo; el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y el jefe guerrillero Pastor Alape, miembro de la delegación de paz de las FARC.

Además, tiene previsto encontrarse con el presidente Juan Manuel Santos, flamante Nobel de Paz, y la canciller María Ángela Holguín.

El presidente de la CICR anunció también la voluntad de ese organismo de ayudar en las negociaciones que el gobierno espera iniciar el 7 de febrero en Quito con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla del país, activa desde 1964.Maurer viajará el martes al departamento del Valle del Cauca, donde visitará el puerto de Buenaventura y Cali, la tercera ciudad del país, y el miércoles en la noche finalizará su segunda visita oficial a Colombia tras la realizada en 2013.