Dos científicos de la Universidad de Bielefeld (Renania del Norte-Westfalia, Alemania) estiman que La Gioconda de Leonardo da Vinci no muestra el denominado “efecto Mona Lisa”, en el que se estima que los ojos de una persona retratada parece que siguen a quien la observa.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores Gernot Horstmann y Sebastian Loth hicieron que 24 personas observaran ese retrato del siglo XVI en una pantalla de computadora y evaluaran la dirección de su mirada. Esos especialistas utilizaron 15 secciones diferentes, desde la cabeza hasta los ojos y la nariz y mostraron cada imagen tres veces en orden aleatorio.

Tras realizar más de 2.000 evaluaciones, casi todas las mediciones indicaron que la retratada no posee una mirada directa, sino que está del lado derecho del espectador con un ángulo promedio de 15,4 grados, lo que significa que no posee el “efecto Mona Lisa”.

Horstmann, coautor del estudio, dijo: “Las personas son muy buenas para juzgar si otras las observan o no” y pueden tener esa sensación tanto si se colocan frente a un cuadro que les mira tanto de frente como “con una mirada ligeramente lateral”, aunque “a medida que el ángulo se amplía dejan de tener esa impresión”.

La Gioconda del renacentista Leonardo da Vinci es una de las pinturas más famosas del mundo y atrae a millones de espectadores cada año en el Museo de Louvre (París, Francia) donde se expone.