En el estudio participaron casi 100 futbolistas aficionados, entre hombres y mujeres, y los resultados de las resonancias magnéticas sorprendieron a los investigadores.

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir traumas cerebrales por jugar al fútbol cabeceando la pelota, según un estudio publicado este martes en la revista Radiology.

En la investigación, realizada por un grupo de científicos estadounidenses, participaron casi 100 futbolistas aficionados, entre hombres y mujeres, a quienes se les realizó un tipo de resonancia magnética para evaluar los cambios microscópicos en la materia blanca del cerebro.

Las resonancias magnéticas revelaron que el volumen de materia blanca dañada en las futbolistas era cinco veces mayor que en los jugadores. Las mujeres tenían ocho regiones cerebrales donde la materia blanca, el tejido cerebral que coordina la comunicación entre las diferentes regiones del cerebro, se vio afectada, en comparación con tres en los hombres.

No se sabe por qué las mujeres podrían ser más sensibles a lesiones en la cabeza, y los investigadores especulan que las diferencias en la musculatura del cuello, las hormonas sexuales o la genética podrían desempeñar un papel. Los cambios cerebrales eran subclínicos, lo que significa que los futbolistas que participaron en el estudio no informaron de ninguna capacidad de pensamiento alterada, señala un comunicado de la Escuela de Medicina de la Universidad Yeshiva (EE.UU.), cuyos profesores participaron en el estudio.