La Lesión Renal Aguda (LRA) es una pérdida repentina, temporal y a veces irreversible de la función renal. La buena noticia es que es prevenible, tratable y en la mayoría de los casos con pocas o ninguna consecuencia para la salud a largo plazo.

De hecho, cada año se diagnostican 13.3 millones de casos nuevos con esta enfermedad, sin embargo, representan 2 millones de muertes anuales en todo el mundo pues la falta de identificación y tratamientos tempranos en muchos países, tanto los que están en vías de desarrollo como los que están desarrollados, hace que los pacientes no reciban los cuidados esenciales antes de que sea demasiado tarde.

Por ello, la detección temprana puede ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad renal o insuficiencia renal. Es importante la revisión constante y a estar alertas para identificar los síntomas de esta enfermedad, entre ellos: hemorragia urinaria, fiebre, debilidad, fatiga, diarrea, falta de apetito, dolor abdominal, dolor de espalda, calambres musculares, entre otros.

Bajo este contexto, se recomiendan cinco actividades que se pueden hacer para llevar una vida saludable y preventiva frente a las enfermedades en el riñón:

  1. Manténgase hidratado: beber mucho líquido ayudará a que sus riñones funcionen correctamente. Su orina debe ser de color amarillo, si es más oscura, puede ser un signo de deshidratación.
  2. Coma saludable: una dieta equilibrada le garantizará la obtención de todas las vitaminas y minerales que su cuerpo necesita. Coma mucha fruta, verdura y cereales como pasta, pan y arroz integrales. No coma demasiados alimentos salados o grasos.
  3. Revise su presión arterial: la presión arterial alta no presenta síntomas, pero puede aumentar el riesgo de sufrir problemas renales y cardíacos.
  4. Tenga mesura con el cigarrillo y el alcohol: intente dejar de fumar por completo y limite la cantidad de alcohol que bebe. Tanto a los hombres como a las mujeres se les aconseja no beber más de 14 unidades de alcohol a la semana de forma regular.
  5. Mantenga una buena condición física: un peso excesivo aumenta la presión arterial, lo que es perjudicial para los riñones. Intente mantenerse en un peso saludable manteniéndose activo y sin comer en exceso. Se recomienda hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada, como caminar, montar en bicicleta o nadar, cada semana.

El cuidado del riñón es fundamental, pues son imprescindibles para la supervivencia. Llevan a cabo varias funciones todas ellas de gran importancia para el funcionamiento del cuerpo humano. Por esta razón, siga las recomendaciones de los médicos, esté alerta a los síntomas, comience a llevar una vida saludable y esté en constante chequeo con el médico.