La leche materna, además de ser un aporte vitamínico para el bebé lo protege contra enfermedades infecciosas del tracto respiratorio, gastrointestinal, diabetes, hipertensión y obesidad.

Después del embarazo, la lactancia materna es una de las etapas más importantes para el bebé, ya que la leche que aporta la madre proporciona las vitaminas necesarias para el buen crecimiento de los niños. Sin embargo, al retomar la rutina laboral se suele descuidar esta fase de alimentación.

“Este es el único alimento que provee los nutrientes esenciales para el óptimo crecimiento y desarrollo del bebé. Además, este tipo de leche protege a los menores de enfermedades infecciosas en el tracto respiratorio y gastrointestinal.  También previene la diabetes, el asma, la hipertensión y la obesidad”, afirmó Laura Jovanna Fierro Guarín, directora de la Sala Amiga de la Lactancia Materna de Colsanitas Bogotá.

Hoy en día es más alto el porcentaje de mujeres que son madres y ejecutivas al mismo tiempo, lo que las obliga a mantener un equilibrio entre el cuidado de sus hijos y las responsabilidades del trabajo.

Para tener una experiencia exitosa en la extracción de la leche materna, durante la jornada laboral, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Haga uso previo del extractor de leche: es fundamental hacer uso del extractor de leche en casa antes de iniciar la rutina laboral. Cualquier duda que tenga en su utilización es importante que la consulte con un especialista.
  2. Hablar con el área de recursos humanos: coordine previamente con su jefe y con el área de recursos humanos en qué horarios va a hacer la recolección de la leche materna, durante la jornada laboral.
  3. Identificar un espacio limpio y cómodo: acuerde en su empresa la posibilidad de contar con un lugar que tenga condiciones de higiene, privacidad y comodidad adecuadas para que este proceso diario no se realice con afán, intranquilidad ni riesgo de contaminar la leche o los elementos que se utilicen para la extracción. Busque en su empresa una nevera en la pueda almacenar la leche materna hasta la hora de salida.
  4. Tenga una buena hidratación: a lo largo de las jornadas laborales y durante el periodo de lactancia, asuma como hábito tener una adecuada hidratación para cubrir las necesidades básicas de líquidos. Acompañe cada día su desayuno con un jugo de fruta dulce y si siente sed tome varios vasos de agua según la necesidad. Con el almuerzo y la cena tome nuevamente jugos de frutas, acompañados de más vasos de agua, hasta calmar la sensación de sed.
  5.  Tenga una sana alimentación: recuerde que por medio de la leche materna el bebé recibe todos los nutrientes que la madre recolecta en su alimentación. Por esto, es importante que incluya una sana variedad de alimentos en su dieta, tales como lácteos, frutas y verduras (mínimo dos porciones cada día). Evite la cafeína, el exceso de grasas y medicamentos no autorizados por su médico.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente