Envejecer es inevitable, pero la pérdida de masa muscular no tiene por qué serlo. Cuida y preserva tus músculos con unos simples consejos.

Los músculos no solo son importantes para las tareas físicas diarias, como recoger objetos, abrir un frasco o levantarse de una silla; sino que también son esenciales para el correcto funcionamiento de los órganos, la salud de la piel, la inmunidad y el metabolismo. Por esto, mantener la masa muscular a medida que se envejece es esencial para prolongar una vida feliz y saludable.

La sarcopenia o pérdida degenerativa de la masa muscular causada por el envejecimiento afecta a casi 1 de cada 3 personas mayores de 60 años. Las personas mayores de 40 años pueden llegar a perder alrededor del 8 por ciento de su masa muscular[i] por cada década, y esta proporción puede duplicarse después de los 70 años.

«La pérdida muscular es un factor de envejecimiento del que rara vez se habla. Además, pocas veces las personas aceptan los síntomas relacionados que vienen naturalmente con los años como pueden ser la pérdida de fuerza y ​​energía», explica el Dr. Óscar Quintero, director médico de Abbott. «La salud muscular a menudo puede decirnos cómo vamos a envejecer y si podremos ser activos e independientes».

La buena noticia es que cambiar ciertos hábitos puede ayudar a prevenir o reducir la pérdida de masa muscular. Mientras que envejecer es natural, la pérdida de masa muscular puede evitarse.

Para mantenerte fuerte mientras envejeces, sigue los siguientes consejos para mantener tus músculos sanos, ejercitados y fuertes; aún con el pasar de los años:

  1. Practica ejercicio de manera regular, incluyendo rutinas de resistencia para mantener tus músculos y la fuerza.
  2. Aliméntate con buenas fuentes de proteína provenientes de carnes magras, huevos o frijoles. Procura que sean entre 25 y 30 gramos de proteína en cada comida.
  3. Elige llevar una dieta balanceada llena de vegetales, frutas, cereales, proteínas, grasas buenas y vitaminas y minerales clave como el calcio y la vitamina D.
  4. Realiza controles periódicos de tu peso y de tu índice de masa corporal.
  5. Habla con tu doctor acerca de la nutrición, especialmente si estás enfermo, hospitalizado o recuperándote de una cirugía, puede que sea necesario incluir una formula especializada con HMB para manejar la pérdida de masa muscular relacionada conestas condiciones.