Cinco precauciones y recomendaciones para visitar a un enfermo en una clínica

403

Nadie quisiera tener un familiar o un amigo en un delicado estado de salud que necesite de especial atención médica en una institución hospitalaria. Sin embargo, cuando estos casos se presentan, es muy importante que el acompañante sepa apoyar el proceso médico de la persona para contribuir a su pronta recuperación.

“Estar al lado de nuestros seres queridos, en este tipo de situaciones, es fundamental para darles fortaleza y contribuir a su buen estado de ánimo. Debemos ayudarles en sus rutinas diarias, escucharlos y abrir espacios para hablar de cosas diferentes a la enfermedad, todos estos factores hacen parte del proceso de recuperación”, aseguró  Héctor Romero, médico de familia adscrito a Colsanitas.

Por esta razón, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora de visitar un enfermo:

  1. Antes de realizar una visita indague por teléfono. Es importante tener conocimiento si hay alguna restricción o preferencia del enfermo para recibir acompañantes. Respete esas disposiciones médicas o personales.
  1. Evite llevar niños. Aunque la institución mantenga las puertas abiertas a todos los visitantes, absténgase de ir con menores de diez años. Si por alguna razón debe llevarlos, procure que la visita sea muy breve ya que en los hospitales se concentran distintos virus y enfermedades que el niño corre el riesgo de adquirir.
  1. No lleve flores. Si desea llevar un presente, busque algo que le sirva de distracción. como un libro, una revista o incluso un juego cuando el paciente es un niño. Además, tenga en cuenta que existen ciertas plantas que no son recomendadas tenerlas en ambientes cerrados.
  1. Lávese las manos. Antes de tener contacto con el paciente, y después de la visita, es muy importante lavar las manos con suficiente agua y jabón para evitar contraer o transmitir infecciones
  1. No entre alimentos. Es muy importante ser conscientes que el paciente debe tener alguna dieta estricta para su pronta recuperación. Por esta razón, no coma cosas que le provoquen a la persona enferma ni le dé a probar comida sin autorización médica.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente