Cinco recomendaciones para el cuidado de los dientes en los bebés

256
Foto: Referencia - Archivo

Alteraciones como caries dental e inflamación de las encías son algunas consecuencias que puede tener una mala limpieza de los dientes en los menores. En la mayoría de ocasiones, los padres desconocen que la higiene bucal es parte del aseo diario de todo recién nacido y que los controles odontológicos empiezan, inclusive, antes de que salgan los primeros dientes.

 

Durante las primeras semanas de gestación, empieza la formación de los dientes temporales, conocidos también como dientes de leche. Por esta razón, es conveniente que el bebé sea valorado rápidamente por un especialista, para detectar a tiempo aquellos factores que pueden desencadenar problemas en los niños.

 

“En el momento del nacimiento la cavidad oral del bebé está libre de gérmenes, pero luego comienzan a entrar bacterias que, al multiplicarse, causan alteraciones en las mucosas o en las encías. Tan pronto estos microorganismos entran en contacto con restos de leche o alimentos dentro de la boca producen unos ácidos que causan las enfermedades mencionadas”, aseguró María Esperanza Carvajal, odontopediatra adscrita a Colsanitas.

 

Tenga  en cuenta las siguientes recomendaciones para el cuidado odontológico de un menor:

 

  1. Cuidado de las encías. Es importante limpiar las encías de un recién nacido con una gasa húmeda después de darle de comer, esto permitirá retirar los residuos de leche que quedan almacenados en la boca del menor. Así mismo, una vez que empiecen a salir los primeros dientes puede hacerlo con un cepillo especial que corresponda a la edad del niño.

 

  1. Use la crema indicada. Nunca utilice cremas dentales con flúor si su hijo es menor de tres años. Las marcas de dentífricos infantiles más conocidas en el mercado contienen flúor, esto puede debilitar los dientes en crecimiento o destemplarlos y crearle  una sensación molesta al menor.

 

  1. Cambie el biberón por el vaso al año de edad. Cuanto más tiempo pase, será más difícil cambiar la costumbre. El biberón cuando es utilizado por un tiempo prologando impide el desarrollo normal de algunas funciones bucales.

 

  1. Uso de la seda dental. Haga uso de la seda dental cuando el niño tenga dientes en contacto, sin importar la edad. Tan pronto el menor tenga la capacidad de cepillarse por cuenta propia, enséñele a que utilice este complemento de higiene ya que ayuda a eliminar cualquier resto de comida que al no ser retirado puede generar la aparición de caries.

 

  1. Visite a su médico de confianza. Recuerde que los controles con el odontopediatra deben realizarse cada seis meses, esto ayudará a conservar una buena salud bucal y a detectar a tiempo alguna anormalidad.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente