Cinco regalos de Navidad para que su carro sea más veloz sin tanto presupuesto

239

La ingeniería y la mecánica son apasionantes no solo por lo que logran, sino porque sus resultados siempre son mejorables. Sin embargo, mejorar implica casi siempre llevar a los aparatos y sus materiales al borde de sus tolerancias, es decir que se debe de tener mucho cuidado cuando se vaya a ‘tunear’ (personalizar) el carro para que sea más rápido, tanto en aceleración como en velocidad final.

Esta rama de la personalización implica otras ‘honduras’ y conocimientos frente al tuning estético y al car audio. Se trata de meterle mano a motor, suspensión y frenos, cosa que muy pocos saben hacerlo bien. Por eso la primera recomendación es investigar a la hora de elegir el taller para que los arreglos respectivos resulten de buena calidad.

Sin embargo, ello no significa que tunear la mecánica del carro sea un camino de rosas. Muchas veces resultan ‘gallitos’ posteriores como recalentamientos o daños en otras partes, fruto de la mejora. Es obvio que un carro que no fue diseñado originalmente y no está acostumbrado a ciertas exigencias y torsiones, sus otras piezas pueden verse afectadas y por lo tanto toca cambiarlas. El segundo consejo es paciencia y entender los riesgos que conlleva aumentar las prestaciones del vehículo.

Y sobra decir que al modificar elementos esenciales de funcionamiento del carro, la garantía se pierde automáticamente. Si consciente de ello sigue empeñado a poner su ‘nave’ como un ‘tote’, se debe comenzar por estos cinco pasos, que resultan básicos y relativamente económicos para comenzar. Y recuerde siempre la máxima de oro de la personalización de los carros: “Lo barato sale caro”.

1. Filtro de aire de alta: se trata de un elemento de tela que deja pasar un mayor flujo de aire a la cámara de combustión. Es lavable (no se cambia) y muchas veces requiere de una adaptación especial para que quede estratégicamente ubicado en el motor.

2. Header: son tubos de escape individuales que permiten una mejor expulsión de los gases generados por los cilindros. El motor respira mejor y produce más potencia.

3. ‘Chip’: como los carros modernos tienen un computador que decide cuanta gasolina y aire deja pasar para que se genere la explosión de la mezcla, existen memorias que cambian el software de la inyección, aunque en la mayoría de los casos se procede a reprogramar el sistema mediante la conexión de un computador portátil al puerto OBD (on board diagnosis). En nuestra época (carburadores) ello se lograba abriendo y cerrando los chicleres de entrada de aire y de gasolina.

4. Coilovers: son resortes graduables en altura que le dan mayor rigidez al carro, además de estabilidad en las curvas al tomarlas a altas velocidades. Si no se gradúan bien, el carro queda saltando mucho y al pasar los baches se van a sentir golpes secos. Entre más baja quede la carrocería, más va a sufrir en vías irregulares como las nuestras.

5. Frenos: importantísimo mejorarlos, ya que, al quedar más veloz, el carro necesitará mayor capacidad de frenado. Se cambian los discos, las mordazas y gran parte del sistema, y en algunos casos se hacen adaptaciones para colocar discos en las ruedas del eje trasero, lo que resulta además de costoso, muy dispendioso.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente