Cínico y oportunista

321
maduro cinismo
Un ejemplo del cinismo de Maduro:" No ha habido ni un solo incidente, un proceso de elecciones en paz y felicidad”

El diccionario Oxford define el cinismo como “la actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”. Según la Enciclopedia de la Política, el oportunismo “es la habilidad que ciertos políticos tienen para sacar provecho personal de las diversas situaciones que les presenta la vida pública…es una mezcla de arribismo, avilantez y desvergüenza. Está íntimamente ligado a la cultura política de cada pueblo…Los políticos oportunistas son hombres de geometría variable que se adecúan con suma facilidad a todas las situaciones y de todas ellas extraen provecho personal. Tienen una admirable capacidad de aclimatación. Lo mismo prosperan en un régimen ideológico que en otro…Acomodaticios y flexibles, lo importante para ellos es avanzar en prebendas personales… El mimetismo, la simulación y el servilismo son sus armas. En las filas del oportunismo político se reclutan los migrantes ideológicos, tránsfugas partidistas y servidores incondicionales de todos los gobiernos”.

Con casi un año de anticipación, se abrió la campaña que elegirá al próximo presidente de Colombia y se avizoran tres bloques: el “uribismo”, que aglutinado en el Centro Democrático busca fortalecer a la derecha recalcitrante, a la que todo le huele a “castrochavismo”, a extrema izquierda o a guerrilla; que ha gobernado al país –ya como liberal o como conservador– por muchos años, solos o en compañía del que sería el segundo bloque: el “santismo”, que con la “Unidad Nacional” busca ganarle el pulso a sus antiguos aliados uribistas, posando de defensores de la paz. Ambos grupos son los responsables directos de los más descarados y billonarios casos de corrupción y, aplicando el modelo neoliberal, han postrado esta población a los pies de multinacionales y potentados, dejando una estela de desempleo, empleo precario, arrasamiento de la producción, entrega de los recursos, miseria y pobreza. Los divide el ansia de poder y por eso se sacan los dientes en torno a los Acuerdos de La Habana. El tercer bloque son los “Nini”: Ni Santos, ni Uribe. Si bien es cierto que respaldan los Acuerdos de La Habana, sus candidatos presidenciales: Jorge Robledo, Claudia López y Sergio Fajardo, no tienen identidad ideológica ni militante con la FARC; de hecho, han rechazado cualquier alianza con esta nueva fuerza política, como también con el santismo o el uribismo. Robledo goza de toda una vida al frente de las luchas del pueblo colombiano. Se convertirán en una verdadera alternativa para el pueblo colombiano.

La semana que pasó, los grandes medios de comunicación le hicieron descarados publi-reportajes al exministro de Uribe y ex vicepresidente de Santos, Germán Vargas Lleras, que cual político cínico oportunista repartió fuego contra su protector Santos, se acercó al uribismo y apostrofó de Cambio Radical, su partido, que más congresistas y funcionarios tiene presos por corrupción y parapolítica. Y para golpear al bloque Nini, los pretende vincular con la FARC y el castrochavismo. Como cínico oportunista, hay que ser un mentiroso descarado para vincular a Robledo, López y Fajardo con la FARC. ¡Esa mentira no se la cree ni él mismo!

Por: José Arlex Arias Arias
José Arlex Arias Arias