Con el fin de hacer un control especial a los profesionales de la salud infependientes, la Subsecretaría de Salud del Atlántico puso en marcha el programa Tecnovigilancia.

Los profesionales que serán monitoreados por este programa son los cirujanos plásticos, médicos estéticos, y cirujanos de mama y tumores de tejidos blandos (no oncológicos).

Con este programa de vigilancia se pretende poner la lupa, no solo en la labor profesional, sino en los dispositivos médicos que se utilizan en las intervenciones.

Los profesionales de la salud mencionados, utilizan insumos médicos como prótesis mamarias que son calificados como instrumentos de riesgo.

En la actualidad hay 18 profesionales inscritos al Registro Especial de Prestadores de Servicio de Salud (Reps) que se ubican en el municipio de Puerto Colombia.

En el municipio atlanticense, Tecnovigilancia ya inició labores de inspección, vigilancia y control de los dispositivos que utilizan en su labor médica.

La subsecretaria de Salud Pública de Atlántico, Arilis Ruiz, aseguró que este programa no es “punitivo” y lo que busca es brindar asistencia técnica para que los profesionales puedan detectar eventos adversos en los dispositivos médicos.

La funcionaria agrego que “el objetivo es que se reporte el evento e incidente adverso para tomar acciones con los comercializadores y productores de los implantes”.

“El fin es la seguridad del paciente, que la tecnología sea efectiva y eficiente en la etapa de poscomercialización tanto para los pacientes como para quienes los operan», expresó Claudia Milena Basto, coordinadora departamental del programa.

Control en centros de estética

Los centros de estética que ofrecen servicios de embellecimiento facial y corporal, también serán vigilados e inspeccionados por Tecnovigilancia.

Hasta diciembre del 2018, en Atlántico, se censaron 24 establecimientos que ejercen actividades estéticas.

La mayor parte de establecimientos se concentran en los municipios de Puerto Colombia y Soledad.