Recientes informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) revelan que el 61.3% de la fuerza laboral en Colombia trabaja de manera informal, una realidad que le impide a millones de colombianos la oportunidad de acceder a un salario justo y gozar de los beneficios de los aportes a seguridad social.

Factores como el fácil acceso al régimen subsidiado (SISBEN) y otros mecanismos a favor de los ciudadanos con menos recursos, provoca que la informalidad sea una práctica en aumento que conlleva a evitar una vinculación formal en una empresa. Así mismo, al no tener que asumir los costos de salud, ARL, pensión, entre otros, obtienen mayores ingresos a corto plazo, gracias a subsidios y otros tipos de asistencia que no reciben en un empleo formal.

“Los trabajadores buscan una mejor calidad de vida gracias al trabajo que realizan. Más allá de ser bien remunerado, el empleado desea sentir que su labor le permitirá cubrir de manera efectiva sus responsabilidades, así como el logro de sus sueños personales y profesionales” asegura Daniel Parra, gerente de Permanent Placement de Adecco Colombia.

Para lograr mejores oportunidades e igualdad laboral, opciones como el teletrabajo, la temporalidad laboral y los servicios outsourcing han logrado transformar esta realidad para diversificar las formas de emplearse, esto permite crear nuevas opciones oportunidades para los jóvenes, estudiantes y profesionales al momento de realizar la búsqueda de empleo.

Mientras la forma de trabajar, los canales de comunicación y los lugares donde se puede desarrollar la labor diaria se han transformado, el sistema laboral requiere de una transformación similar, esto en línea con los retos que la transformación digital le presenta a las empresas para hacer del talento humano la prioridad, con el fin de obtener los mejores resultados.

“Las empresas pueden desde desarrollar iniciativas como la reducción de excesos en regulación laboral costosa, así como los costos laborales no salariales y la creación de esquemas de cotización más incluyentes y favorables para los trabajadores permitirán hacer de la vinculación laboral una opción posible y atractiva para aquellas personas que desean salir de la informalidad y mejorar su calidad de vida” agrega Parra.

Gracias a su experiencia en el mercado laboral colombiano, Adecco cuenta con servicios de temporalidad y de outsourcing que se han logrado consolidar en el país para lograr eficiencia y sinergia en los procesos y un mayor acceso a nuevas tecnologías, entre otros con el fin de hacer empresas más competitivas y productivas a través de la gestión y desarrollo del talento humano.

Por su parte, Colombia cuenta con una cultura empresarial que avanza de manera efectiva ante estas transformaciones laborales, las cuales requieren de más y mejor talento para cumplir con la demanda que las organizaciones a través de contratos equitativos e incluyentes, formación de habilidades específicas y ambientes de trabajo óptimos para el trabajador.

“El país ha logrado un avance importante en el cumplimiento de las normas laborales en materia de contratación, pero existe un factor que podría disparar la informalidad en el país: el repentino incremento del salario mínimo por encima del 8% podría provocar la pérdida de más de 180.000 empleos formales, según lo expresado por el Banco de la República. Situación que invita a las empresas a proteger a los trabajadores del país”, puntualiza Daniel Parra.

Finalmente, los futuros y presentes trabajadores colombianos no deben dejar de lado la importancia de educarse, así como la diversificación de oportunidades de acceso a la educación superior. Todo esto ligado a iniciativas de formación para el trabajo efectivas enfocada al sector productivo en el que los trabajadores desean desempeñarse, todo esto permitirá contar con colaboradores mejor preparados, con conocimientos especializados en su área de trabajo en beneficio de la productividad de las empresas.