Según la escuela de administración y dirección de empresas MIT Sloan, las empresas que aplican enfoques ágiles en la gestión de sus proyectos incrementan hasta un 30% sus beneficios totales y elevan sus ingresos un 37% más rápido que las que no lo hacen.

La pandemia ha transformado las prioridades de las organizaciones en América Latina y el mundo. Esta nueva realidad ha implicado adoptar nuevas formas de trabajo y de desarrollo, destacando la importancia de migrar los negocios rápidamente al mundo tecnológico, convirtiéndolo en el área con mayor impacto para la sostenibilidad de las compañías.

Las inversiones en proyectos de tecnología (IT) han crecido exponencialmente, así lo evidencia una encuesta realizada por KPMG, en la que el 61% de los ejecutivos sudamericanos y el 67% de los CEO pertenecientes a las principales economías del mundo aseguraron estar destinando la mayor parte de sus inversiones a la compra de tecnología,  tanto como parte del proceso de transformación que deben realizar ante las condiciones impuestas por la nueva realidad, como de reorientación en su estrategia de desarrollo.

Por ello, les recomendamos algunos aspectos clave que permitirán a las empresas implementar proyectos de IT de manera efectiva.

Talento especializado, un gran reto actual para las compañías

Uno de los desafíos más grandes que enfrentan las compañías a la hora de implementar proyectos de tecnología, es el acceso al talento especializado y de contratación flexible. Contar con el equipo idóneo para las diferentes iniciativas y etapas que requiere un proyecto de transformación o desarrollo tecnológico, es clave para su efectividad.

La formación académica sigue teniendo un peso relevante para elegir a los candidatos, sin embargo, los profesionales destinados a la gestión de proyectos requieren un conjunto de competencias basadas en las relaciones interpersonales como el liderazgo, la comunicación y el trabajo en equipo.

A medida que más empresas priorizan la transformación digital de su negocio, la contratación de talento especializado se vuelve aún más demandante, por lo que es recomendable considerar contratar de manera externa, a través de un outsourcing que permite cubrir las necesidades de talento IT. En el caso de Page Consulting, el acompañamiento en los planes de implementación, desarrollo y mantenimiento de sus proyectos tecnológicos permite contrataciones hechas a la medida para las diferentes fases de proyecto y con la flexibilidad y dinamismos requeridos en tiempos y contratos para alcanzar el cumplimiento.

Metodologías de trabajo, la clave

Existen diversas metodologías para la correcta gestión de proyectos, sin embargo, esto deberá ser una decisión más del objetivo y plan que se haya definido. Así mismo, las metodologías no aplican para todos los sectores, pero pueden convivir en un mismo proyecto, por ello, el punto de partida está en la definición de los objetivos, si son dinámicos o fijos y el tipo de talento especializado requerido en cada una de ellas.

Según la escuela de administración y dirección de empresas MIT Sloan, las empresas que aplican enfoques ágiles en la gestión de sus proyectos incrementan hasta un 30% sus beneficios totales y elevan sus ingresos un 37% más rápido que las que no lo hacen. De acuerdo con Page Consulting, el agilismo es una tendencia importante en el sector tecnológico, pues en esencia, cada proyecto se divide en pequeñas partes o micro proyectos que tienen que complementarse y entregarse rápidamente, esto permite valoraciones, ajustes y mejoras con auténtica generación de valor para los equipos.

Control del costo y tiempo

Actualmente, los negocios dependen cada vez más de las nuevas tecnologías y construir un proyecto de tecnología sólido, seguro y alineada con la innovación y los objetivos empresariales requiere de una inversión económica y de dedicación.

El aspecto económico es un decisor importante en estos proyectos, pero no debe ser más fuerte que los resultados que se quieren obtener o lo que le costaría a la compañía no contar con esta. Así mismo, la inversión que genera se verá retornada al finalizar el proyecto a través de dividendos económicos y no económicos proyectados en los objeticos estratégicos, mientras que el costo por contratar talento especializado se retornará en efectividad y productividad a futuro para la empresa.