La clínica Zerenia funciona en un edificio de cuatro plantas en el norte de Bogotá y se dedica exclusivamente a recetar tratamientos con derivados de la marihuana. De manera que, se convirtió en un centro de salud pionero, donde trabajan con cannabidiol o también conocido como CBD.

En julio de 2020, la clínica abrió sus puertas para atender a un promedio de 200 pacientes al día. Esta alternativa medicinal se mantiene dentro de los parámetros reglamentarios de 2015 que firmó el entonces presidente Juan Manuel Santos, en el cual indicó que el uso del cannabis medicinal no iba en contra los propósitos del país en la lucha contra el narcotráfico.

Este decreto llevó a Colombia a posicionarse como un país vanguardista en la actualización de este método medicinal. Inclusive, superando a países del primer mundo como España donde solo se permite la licencia para la producción de cannabis medicinal, que es destinado únicamente a la exportación pero no se permite su uso dentro del país, debido a una ley que rige desde 1967.

De acuerdo con la reseña de “CBD” en GuiadeSuplementos, “el CBD es un cannabinoide que no posee efectos psicoactivos. No produce alteraciones del comportamiento ni de la percepción y se puede consumir en cantidades menores 25 mg/día, mientras que la cantidad media es de 50 mg/día. La ciencia comprobó su efectividad en la reducción de la frecuencia de las convulsiones y en la disminución de las náuseas y vómitos secundarios que producen las quimioterapias, entre otras patologías”.

En el informe más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que no se encuentran grandes riesgos asociados al consumo de CBD. La organización dejó a consideración de cada gobierno, la decisión de legalizar o prohibir esta sustancia.

En la clínica Zerenia utilizan tres tipos de aceite de cannabis, como lo son: el cannabidiol o CBD, un producto que llaman balanceado y el THC (este se utiliza en ciertos casos). Estos aceites que recetan los especialistas de la clínica no garantizan la sanación del paciente.

Los aceites solo funcionan como un complemento y coadyuvante, sobre todo para reducir los dolores con una efectividad que los especialistas del centro de salud estiman entre el 60 % y 70 %, según el seguimiento que han obtenido de sus pacientes.

El médico anestesiólogo Jorge Patiño de la clínica Zerenia explicó que el tratamiento que le recetan a los pacientes con alguno de los tres aceites, no conlleva a una suspensión de los fármacos que previamente les prescriben otros doctores ajenos a la clínica a los pacientes.

El centro de salud privado se encuentra en la carrera 19 # 106-30 de Bogotá y es propiedad de la empresa canadiense Khiron Life Sciences, que invirtió más de 27.000 millones de pesos en su construcción.