Clinton culpa al director del FBI de su derrota electoral

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton sale del escenario luego de un discurso en Nueva York el miércoles 9 de noviembre de 2016. Clinton concedió la presidencia a Donald Trump en una llamada telefónica esa mañana, un sorpresivo final a una campaña que parecía encaminada hasta el final para convertirla en la primera mujer en ser electa como mandataria de Estados Unidos.

420

Hillary Clinton culpó a la decisión del FBI de revivir su investigación a sus cuentas de correo electrónico como la causa de su devastadora derrota electoral.

En una llamada el sábado con los principales donantes de su campaña, Clinton dijo que iba al frente hasta que el director del FBI, James Comey envió una carta al Congreso el 28 de octubre para anunciar que la agencia había descubierto emails que posiblemente estaban relacionados a la investigación previa del uso de un servidor privado mientras fungía como secretaria de Estado. La nueva indagación se generó de una investigación no relacionada al ex representante de Nueva York, Anthony Weiner, el distanciado esposo de una de las principales asistentes de Clinton.

El sorpresivo anuncio del FBI ocurrió luego de tres debates en los que el republicano Donald Trump fue criticado duramente por su actuación. Clinton les dijo a los donantes que su campaña estaba al frente por amplios márgenes en prácticamente todos los estados indecisos, y empatada en Arizona, un estado tradicionalmente republicano, hasta que Comey difundió su carta.

La campaña de Trump y los simpatizantes republicanos aprovecharon la noticia, pese a que no estaba claro si la correspondencia de Clinton estaba vinculada a la investigación.

El domingo previo a las elecciones, Comey les dijo a los legisladores de que su agencia no había encontrado evidencia que ameritara cargos criminales. Su mensaje de que “todo está bien” solo sirvió para motivar aún más los seguidores de Trump, dijo Clinton en su llamada.

En los nueve días siguientes al anuncio inicial de Comey y su declaración de que “estaba todo bien”, casi 24 millones de personas votaron de manera anticipada. Eso fue casi el 18% del total de los votos a la presidencia.

Aunque Clinton reconoció parte de la culpa por su derrota, dijo a los donantes que estuvieron en la llamada, prácticamente no mencionó los otros factores que impulsaron a Trump al triunfo. Un deseo de cambio entre los votantes, posible sexismo, la dificultad para que un mismo partido se mantuviera por tercer periodo consecutivo en el poder, la poca o nula atención de su campaña a la clase blanca trabajadora y los defectos en sus propios mensajes de campaña.

Los donantes que participaron en la llamada no estaban autorizados a dar su nombre para comentar y solicitaron el anonimato al revelar el contenido de la conferencia a The Associated Press.

Los demócratas han pasado gran parte de la semana recuperándose de la derrota y muchos elementos del partido han comenzado un examen de conciencia para averiguar que fue exactamente lo que salió mal. Librales como el senador de Vermont, Bernie Sanders, y la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, dijeron que los demócratas deben apegarse a un mensaje económico más agresivo, uno del que Clinton se alejó durante su campaña.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente