Con una edición especial de una lata temática que une dos íconos universales, Coca-Cola se une a la celebración de los 50 años de una de las hamburguesas más famosas de la cadena McDonald’s: la Big Mac.

Hoy, el combo de Big Mac + Coca-Cola y papitas es universal en McDonald´s, con presencia en más de 100 países; tanto que el año pasado las ventas de Big Mac alcanzaron los 91 millones de unidades de América Latina. Y es que hablar de esta hamburguesa insignia implica hablar también de la bebida icónica que la ha acompañado en estas cinco décadas. Forman un combo inseparable, un dúo dinámico para millones de consumidores que diariamente piden una Big Mac con Coca-Cola, ya sea porque están en un país extraño y se aferran a la conveniencia de lo conocido, o porque añoran esa combinación de sabores, por antojo, preferencia o por mantenerse fieles a un clásico.

Por eso, Coca-Cola le rinde homenaje con una lata conmemorativa, la Lata Big Mac, con un diseño que alude a la receta original del clásico de McDonald´s: dos hamburguesas, lechuga, queso, salsa especial, cebollas y pepinillos en pan de semillas de sésamo. Se trata de una iniciativa sin precedentes, desarrollada por la agencia publicitaria DPZ & T, para conmemorar que la bebida gaseosa número uno y la hamburguesa doble más famosa del mundo van bien juntas.

“Cinco décadas merecen una gran celebración. Es por eso que hemos decidido mostrar la fuerza de esta asociación que siempre ha funcionado: la bebida gaseosa número uno y la hamburguesa más famosa del mundo, un Big Mac con Coca-Cola es una combinación perfecta” dijo Juan Sebastián Estrada, gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola Colombia.