Aunque el último caso de Polio registrado en Colombia se dio en 1991, el país no baja la guardia y sigue trabajando en estrategias de erradicación de esta enfermedad. Una de ellas es la Estrategia para el juego final de Polio 2019-2023, como parte de la Estrategia Global de Erradicación de Polio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la cual el país ha venido avanzando en materia de vacunación.

Esta iniciativa ha logrado desde el año 2013 victorias críticas al prevenir la enfermedad. Ahora, luego de cuatro años de gestión, fue actualizada con herramientas que buscan fortalecer los sistemas de inmunización y atender las necesidades de las comunidades privadas de servicios básicos, además de la vacuna contra la polio, como parte de los esfuerzos colectivos para apoyar a los países afectados por la poliomielitis.

En esta línea, Colombia aporta a la estrategia con el proceso de cambio de la vacuna oral contra el Polio (OPV), la cual se administra por la boca mediante gotas y contiene el virus atenuado, por la opción inactivada (IPV) que es inyectable y contiene el virus muerto, previniendo reacciones adversas, pues a partir de noviembre de 2018, la segunda dosis del esquema de vacunación se hace con IPV.

“Los esfuerzos del país por mantenerse a la vanguardia en la erradicación del polio son para resaltar. El hecho de que la segunda dosis del esquema de vacunación se realice por IPV y que el país tenga más de 25 años sin casos registrados de polio, demuestra que, en definitiva, la vacunación continúa siendo la medida más efectiva de prevención. Sin embargo, no hay que bajar la guardia sino mantener el esquema de vacunación por IPV.” Indicó Cristina Mariño, médica pediatra infectóloga.

La Estrategia para el juego final de Polio 2019-2023 hace una revisión crítica y autorreflexiva que aborda los desafíos actuales, prepara a los países para responder a los desafíos inesperados y busca aprovechar las oportunidades futuras, todo mientras se siguen adaptando las estrategias para vencer este virus.

Como parte de ese proceso de adaptación, actualmente el país cuenta en el mercado privado con la vacuna hexavalente, que previene seis enfermedades con una sola aplicación y reduce casos de fiebre o hinchazón; sin embargo, de acuerdo con la Estrategia, la inclusión de esta vacuna en el plan ampliado de inmunización contribuiría de manera sustancial a la erradicación de esta enfermedad.