DHL presentó la quinta edición del Índice de Conectividad Global de DHL (GCI): un análisis detallado de la globalización, cuantificada en función de los flujos internacionales de comercio, capital, información y personas.  El informe GCI constituye la primera evaluación exhaustiva de la evolución de la globalización en 169 países y territorios desde el referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido y las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. Pese al incremento de las tensiones antiglobalización en muchos países, la conectividad alcanzó un nivel nunca visto en 2017, cuando los flujos transnacionales de comercio, capital, información y personas aumentaron todos de manera significativa por primera vez desde 2007. El fuerte crecimiento económico impulsó los flujos internacionales, mientras que algunos cambios políticos determinantes, como el aumento de los aranceles de EE.UU., todavía no se habían implementado.

En este ranking de DHL, Colombia subió cuatro puestos con relación al último reporte del estudio presentado en el año 2016 y se ubica en el puesto número 87, entre 169 países.  En Latinoamérica, se ubican por encima Chile (puesto 51), Panamá (53), Brasil (58), México (68), Perú (69), Costa Rica (83), Honduras (84) y Nicaragua (86). Por debajo, Argentina (91), Uruguay (93), El Salvador (125), Paraguay (126) y Guatemala (131).

El índice de 2018 cuantifica el estado actual de la globalización, así como los ránkings individuales de cada país basándose en la profundidad (intensidad de los flujos internacionales) y la amplitud (distribución geográfica de los flujos) de los contactos internacionales en los países respectivos. Los cinco países más conectados globalmente en 2017 fueron Países Bajos, Singapur, Suiza, Bélgica y los Emiratos Árabes Unidos. Ocho de los diez países más conectados se encuentran en Europa, haciendo de ella la región más conectada del mundo, sobre todo, en materia de flujos de comercio y de personas. Norteamérica, líder en flujos de capital e información, ocupa la segunda posición entre las regiones del mundo, seguida de Oriente Medio y el Norte de África en tercer lugar.

«Incluso en un mundo cada vez más globalizado, sigue existiendo todavía en todo el planeta un enorme potencial por explotar. El GCI muestra que actualmente la mayor parte de los movimientos e intercambios que vemos en el mundo se producen a nivel nacional, y no internacional, aunque sabemos que la globalización es un factor decisivo en términos de crecimiento y prosperidad,» explica John Pearson, CEO de DHL Express. «La mayor cooperación internacional sigue contribuyendo a la estabilidad, de modo que las empresas y los países que optan por la globalización se benefician enormemente de ella.»

«Curiosamente, incluso teniendo en cuenta los avances más recientes de la globalización, el mundo sigue estando menos conectado de lo que la mayoría de la gente cree,» comentó Steven A. Altman, coautor del GCI, investigador académico en la NYU Stern School of Business y director ejecutivo del NYU Stern´s Center for the Globalization of Education and Management.  «Y eso es importante, porque cuando se magnifica la percepción de los flujos internacionales, la gente tiende a preocuparse más por el tema.  Los hechos de nuestro informe pueden contribuir a calmar esos miedos y centrar la atención sobre las soluciones reales para las preocupaciones de la sociedad respecto a la globalización.

A nivel global, el GCI muestra, por ejemplo, que solo se exporta en torno al 20% de la producción económica mundial, aproximadamente el 7% de los minutos de llamadas telefónicas (incluyendo las llamadas por Internet) son internacionales y solo el 3% de las personas viven fuera del país en el que nacieron. El informe también refuta la creencia de que la distancia se está convirtiendo en un factor irrelevante. La mayoría de los países están mucho más conectados a sus vecinos que a las naciones distantes.

Las economías emergentes siguen estando menos conectadas que los países avanzados

El GCI muestra que siguen existiendo enormes diferencias entre los niveles de globalización de las economías avanzadas y las emergentes. Las economías emergentes comercian casi con la misma intensidad que las economías avanzadas, pero las economías avanzadas tienen un nivel de integración más de tres veces superior en los flujos de capital internacional, cinco veces en flujos de personas y casi nueve veces respecto a los flujos de información. Además, aunque los líderes de los grandes mercados emergentes se han convertido en grandes simpatizantes de la globalización a nivel mundial, el avance de las economías emergentes para recuperar el terreno perdido en cuanto a conectividad global permanece estancado.

Los países del Sudeste asiático superan las expectativas

Los cinco países en los que los flujos internacionales superan en mayor medida las expectativas son Camboya, Malasia, Mozambique, Singapur y Vietnam. Cuatro de estos cinco países se encuentran en el Sudeste asiático. Los países del Sudeste asiático se benefician de los contactos con redes más amplias de la cadena de suministro en Asia así como de las iniciativas políticas de ASEAN para el fomento de la integración económica. Es una noticia positiva para la región, ya que una mayor conectividad global puede contribuir a acelerar el crecimiento económico de los países.

Nota sobre los editores:
El informe ha sido encargado por DHL y los autores son Steven A. Altman, Pankaj Ghemawat y Phillip Bastian, de la New York University Stern School of Business y la IESE Business School. El Índice de Conectividad Global de DHL 2018 se sirve de más de tres millones de puntos de datos sobre flujos internacionales de comercio, capital, información y personas. En él se documentan y se diseccionan los niveles de la globalización, tanto el nivel global como los 169 países y territorios, que en conjunto reúnen el 99% del PIB mundial y el 97% de la población del planeta.