El pasado 28 de julio, un grupo de especialistas de Annar Health Technologies, compañía comercializadora y distribuidora de reactivos, insumos, tecnología y servicios para laboratorio, realizaron el webinar “Antígenos de SARS-COV-2 como prueba diagnóstica”. En este espacio, la compañía presentó los tipos de pruebas para detectar el virus responsable de la COVID-19 aprobadas en el país.

Con una revisión de la reglamentación internacional de organismos como la Administración de Medicamentos y Alimentos -FDA por sus siglas en inglés-, así como de la normativa nacional del Ministerio de Salud, se explicaron los distintos tipos de pruebas, su sensibilidad y su correcto uso. De esta forma, se hizo un especial énfasis en la prueba de antígenos que fue recientemente incluida dentro del lineamiento presentado por el Ministerio de Salud.

El primer grupo de pruebas son las diagnósticas, divididas en dos tipos: pruebas moleculares o RT-PCR, y pruebas de detección antígenos. Para la realización de ambas, se requiere la recolección de muestras directas de secreción nasofaríngea y permiten identificar si hay una infección activa en el organismo.

Las pruebas moleculares determinan el material genético del virus y para ello, realizan una amplificación del ARN (ácido ribonucleico). Estas pruebas requieren una infraestructura e ingeniería robusta de tecnología molecular y son las más recomendables para aquellos pacientes que se encuentren en situación de riesgo, bien sea porque ya se encuentran en los centros médicos o porque tienen condiciones médicas preexistentes que los catalogan como pacientes de alto riesgo.

Por su parte, las pruebas de antígenos son capaces de detectar proteínas específicas desde la superficie de la cápsula viral y por esta razón, son capaces de diagnosticar una infección activa de manera mucho más rápida que las pruebas moleculares. Según Dra. Martha Urueña, directora médica de Annar Health Technologies, los resultados pueden obtenerse incluso media hora después de haber sido realizada la prueba.

La Dra. Urueña, afirmó además que “las pruebas de antígeno son muy apropiadas para aquellos territorios donde por accesibilidad e infraestructura, no es posible realizar pruebas moleculares o no es posible el procesamiento de las pruebas por temas de transporte. Son claves, entonces, en zonas rurales dispersas.

Durante esta sesión, también se presentaron los tres tipos de técnicas para pruebas de anticuerpos que han sido aprobados por los lineamientos del Ministerio de Salud y cuyo objetivo es revisar la respuesta inmunitaria del huésped para ayudar a la investigación de un brote o conglomerado en curso. Estas pruebas son útiles en aquellos casos donde las pruebas diagnósticas sean reportadas como negativas, pero que se mantienen sospechas altas de presencia del virus.

Siempre se debe contemplar que cada prueba tiene un momento específico para ser solicitada con el fin de tener el mejor desempeño para cada una de ellas.

Con el fin de aclarar las dudas de los pacientes y dar mayor claridad a los tiempos y responsables del procesamiento de las pruebas, en este webinar de Annar también se esclarecieron los cuatro momentos clave de respuesta al solicitar una muestra de Covid – 19, dentro de los lineamientos definidos por el Ministerio de Salud.

Así, se expuso que desde el inicio de los síntomas o desde el momento de contacto con un caso confirmado, el tiempo máximo de respuesta de la EPS para la toma de pruebas debe ser de 48 horas. Luego, cuando ha sido tomada la muestra, las EPS y las secretarías de salud deben garantizar que no se superen las 24 horas para que la prueba al laboratorio para su debido procesamiento.

Una vez la prueba ingresa al laboratorio, el tiempo para la publicación del resultado deberá ser entre 24 horas y cinco días, dependiendo de unas características específicas. Por último, la entrega de los resultados a los pacientes por parte de las EPS no deberá superar las ocho horas luego de su publicación en el registro nacional de pacientes y resultados SisMuestras.

Estos espacios de conversación demuestran el compromiso que tienen todos los actores involucrados en el procesamiento de las pruebas de SARS CoV-2 para garantizar un buen servicio a los ciudadanos y dar respuestas efectivas en escenarios tan cambiantes y desafiantes como lo es la pandemia por coronavirus. El trabajo en conjunto de comercializadores, laboratorios, EPS y Gobierno, permitirá seguir brindando respuestas a los pacientes colombianos, cumpliendo los más altos estándares internacionales.