Colombia: Santos reconoce la responsabilidad del Estado en el “exterminio” de la Unión Patriótica

324

Santos ofreció a las FARC garantías de que sus miembros no correrán con la misma suerte que los de la Unión Patriótica.

“Esa tragedia jamás debió haber ocurrido”.

Con estas palabras el presidente Juan Manuel Santos se disculpó por el papel jugado por el Estado colombiano en el asesinato sistemático de miles de militantes de la Unión Patriótica (UP), un partido creado por miembros de grupos guerrilleros tras un proceso de paz en 1985.

De esta manera, a poco más de dos semanas de la celebración del referendo que deberá validar o rechazar el acuerdo de paz de su gobierno con las FARC, Santos dio un paso más para ofrecer garantías a ese grupo guerrillero.

La UP surgió tras un acuerdo entre el gobierno del presidente Belisario Betancur y grupos guerrilleros, incluidas las FARC, para permitir la incorporación paulatina de estas organizaciones a la vida política del país.

El partido presentó candidaturas a las elecciones del año 1986, cuando obtuvo 5 senadores, 14 diputados y 23 alcaldes, mientras que su candidato a la presidencia, Jaime Pardo Leal, quedó en tercer lugar al obtener 4,6% de los votos.

Sin embargo, durante ese proceso miles de sus miembros fueron víctimas de hostigamiento y asesinatos, incluido del propio Pardo Leal, quien murió a manos de un sicario en 1987.

Se estima que entre 3.000 y 6.500 de sus miembros y militantes fueron asesinados a manos de grupos paramilitares de derecha y de traficantes de droga con la complicidad del Estado.

Persecución

“Debemos reconocer que el Estado no tomó medidas suficientes para impedir y prevenir los asesinatos, los atentados y las demás violaciones, a pesar de la evidencia palmaria de que esa persecución estaba en marcha”, dijo Santos este jueves durante un acto en la sede de la Presidencia al que asistieron unos 200 sobrevivientes o familiares de víctimas de la campaña contra la UP.

La persecución de los miembros de la UP fue una tragedia que conllevó su desaparición como organización política y causó un daño indecible a miles de familias y a nuestra democracia”, agregó el mandatario, quien dijo que el Consejo de Estado ha calificado ese suceso como “exterminio”.

Lo ocurrido con la UP fue uno de los temas que estuvieron sobre la mesa durante las conversaciones de paz en La Habana entre el gobierno de Santos y las FARC, por cuanto éstas querían garantías de que al dejar las armas no les ocurriría lo mismo.

Santos les ratificó esas garantías durante el acto de este jueves.

“Me comprometo a tomar todas las medidas y a dar todas las garantías para que nunca más una organización política vuelva a enfrentar lo que sufrió la UP”, dijo.

“Debemos asegurar que todos quienes participan en política, incluido el nuevo movimiento que surja del tránsito de las FARC a la legalidad, tengan plenas garantías y absoluta libertad para manifestar sus opiniones políticas y ejercer la política en todo el territorio nacional”, concluyó.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente