Colombia, al estar ubicada en la zona ecuatorial con climas y ecosistemas variados se podría autodenominar el país con potencial para implementar energías limpias a partir del agua, el viento y el sol en América  siendo este último uno de los más importantes debido a que sus niveles de irradiación se encuentran entre los más altos del planeta, principalmente en la zona norte y occidental.

Este tipo de energías se obtienen a través de fuentes naturales inagotables y recursos como los biocombustibles, la eólica, los geotérmicos, la biomasa y la famosa energía solar, considerada como “una de las más grandes fuentes de energía inagotable y gratuita que, comparado con la energía eléctrica, sirve para suplir la demanda energética mundial”, asegura Fredy Martínez, Gerente Comercial de SAT – Sistemas de Alta Tecnología.

Antioquia, es el departamento que agrupa la mayor cantidad de iniciativas de generación eléctrica con 75 proyectos, luego está el Valle del Cauca (4), y Atlántico (38); a los que, según un comunicado presentado por el Ministerio de Minas y Energía, se le suma un proyecto piloto del Gobierno en el que se realizarán inversiones superiores a los 200.000 millones de pesos para beneficiar a más de 60 mil personas del país (principalmente en 11 de los departamentos más afectados por el conflicto).

Apostarle a las energías renovables como un factor clave para impulsar el desarrollo en el mundo, es importante, pues estas se han convertido en las más relevantes en la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente.

La tendencia ambiental ha ido en aumento, pues con una población mundial que ronda los 7.300 millones de personas y una matriz energética que depende en un 80% de los combustibles fósiles, la importancia de desplazarse hacia modelos de generación de energía más sustentables se torna evidente, esto según el décimo Informe sobre Tendencias de Inversión en Energías Renovables (2016).


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente